EL VELLÓN DE MOLINO
Y LA MECANIZACIÓN A LA SEGOVIANA
DE LAS CECAS CASTELLANAS (1660 - 1664)

(Con fotografías de los molinos conservados en el Museo de la Casa
de Moneda de Potosí, Bolivia, como ejemplo de la maquinaria.*)
por: Glenn Murray
Presidente de la Asocaición AMIGOS DE LA CASA DE LA MONEDA DE SEGOVIA

Las necesidades que tuvo Felipe IV para afrontar los gastos de la guerra contra los separatistas portugueses hacia finales de su reinado, y los calamitosos resultados de su política monetaria anterior, le condujo a la acuñación de una serie de vellón de elevado valor extrínseco que ocasionó novedades importantes en la historia numismática de España; entre ellas, la fundación de tres nuevas casas de moneda: una en Córdoba, y dos en Madrid que funcionaban independientemente a la que se estableció en 1614; y la reactivación de la ceca de Trujillo que solo había producido resellos.

Esta nueva serie de vellón se mandó acuñar el 22 de octubre de 1660, y desde entonces hasta marzo del año siguiente se comenzaron las labores en las diferentes casas de moneda, tardando más en unas que en otras. La moneda se comenzó a acuñar con martillos, ya que ésta era la única técnica disponible, excepto en el Real Ingenio de Segovia donde se usaron los molinos traidos desde Alemania en 1584.

 Pts-coins-martillo.jpg (12150 bytes)

Las primeras piezas de la serie fueron acuñadas con martillos,
como éstasde Toledo, Sevilla y la Casa Vieja de Segovia.

Como fondo histórico a esta serie, recordamos que Felipe IV siguió la política monetaria iniciada por su padre en 1602, de acuñar cantidades exageradas de moneda de cobre puro. En 1626 se paralizó por completo la acuñación de esta moneda y se emprendieron una serie de campañas desde 1636 hasta 1658 en las que se sube y baja el valor de estas monedas mediante la colocación un resello. En 1660, la vieja calderilla estaba tan estropeada y maltratada por los resellos que las piezas no aguantaban otro golpe más, que Felipe IV ordena la acuñación de esta nueva serie de maravedís.

Debido a las constantes alteraciones en la moneda de cobre, reinaba una desconfianza general hacia otro invento monetario. Para dar credibilidad a esta nueva emisión y dificultar su falsificación, se mandó alear el cobre con 20 granos de plata por marco y - por primera vez en la moneda castellana de Los Austrias - incluir el retrato del rey en la moneda, ya que se pensaba que tal dibujo sería difícil de copiar fielmente.

No obstante estas medidas de seguridad, los falsificadores - animados por el alto valor nominal de las piezas, muy por encima del valor de su contenido en metal - se pusieron enseguida a fabricarla en grandes cantidades.


Aspectos del engranaje de los molinos conservados en el Museo de la Casa
de la Moneda de Potosí, en Bolivia, que son idénticos a los que se
construyeron en las cecas castellanas para la acuñación de esta serie.

Para contravenir la facilidad con la que operaban los falsificadores, Hacienda, en una complicada y costosa maniobra, negociaba asientos para la construcción de molinos e ingenios de acuñación - tipo segoviano - en todas las demás casas de moneda. Cada casa comenzó a acuñar el vellón con las nuevas máquinas en cuanto estaban operativas, y el 15 de octubre de 1661 se prohibió definitivamente su producción con martillos y se mandó recoger estas piezas que ya se encontraban en circulación.

Se esperaba, al acuñar la moneda con los ingenios, que resultaría imposible reproducir las características de esta técnica en talleres caseros (borde circular, grafila y demás elementos completos, etc.). Pero dicho supuesto resultó equivocado y dio lugar al fracaso de la serie. El 15 de octubre de 1664 se prohibió la acuñación de más piezas y se redujo el valor de las piezas en circulación hasta la mitad de su valor.

A continuación, repasaremos algunos de los hitos más importantes en las diferentes cecas respecto a la fabricación de esta "moneda de molino" o "moneda de plata ligada de cobre" como se llamó oficialmente para promover su aceptación, aunque no tuviera ni el 1% de plata.

RESUMEN DE LAS CECAS 1660-1664 (En orden al inicio de acuñación de la serie)

FINAL DE LA SERIE DE MONEDA LIGADA

A pesar de todas las medidas de seguridad tomadas para acuñar una moneda imposible de falsificar, el 15 de octubre de 1664, se da de baja la moneda de molino y se reduce su valor a la mitad, debido precisamente a la gran cantidad de piezas falsas en circulación. Al cabo de los cuatro años que duró la labor (1 año a martillo y 3 años con molinos), se había consumido la mayor parte de la moneda de plata en circulación, fundiéndola en la aleación. Para consternación de las autoridades, resultaba demasiado difícil extraer la plata de estas monedas y se terminaba vendiendo la pasta fundida a extranjeros que la sacaban al exterior para separar la plata.

El fracaso de esta moneda tiene sus raíces en su elevado valor extrínseco, lo que fomentó el negocio de su falsificación, siempre en puro cobre - a martillo o en ingenios caseros - clandestinos o en cecas legítimas de Holanda y Flandes.

Pts-molino-coins.jpg (34708 bytes)

La acuñación en molinos mejoró notablemente la calidad de la serie.
Monedas acuñadas en Córdoba,Granada, Cuenca y La Coruña

Juzgando por la calidad de las piezas legítimas provenientes de cada ceca, y la gran cantidad producida, hemos de pensar que la maquinaria, aunque construida muy deprisa, funcionaba satisfactoriamente. Y aunque los molinos fueron desmantelados o abandonados en todas las casas donde fueron construidos, se debe más a que no se volvió a acuñar moneda de cobre o vellón durante mucho tiempo y que tampoco había plata ni oro para acuñar en muchas cecas. De hecho, la única ceca que siguió utilizando esta tecnología fue el Real Ingenio de Segovia, donde llevaba casi 80 años de uso con muy buenos resultados.

 Potosi-eje.gif (67656 bytes)

Eje vertical de uno de los molinos en la planta baja
de laCasa de Moneda de Potosí, donde los
caballos daban vueltas para mover la maquinaria.

 

FUENTES: Documentos del Archivo General de Simancas, sección Consejo y Juntas de Hacienda.

*Los molinos de la Casa de Moneda de Potosí fueron fabricados en Sevilla en 1749, y llegaron a Potosíen 1753; según el cronista Bartolomé Arzans Orsuna y Vela, para traer nueva tecnologia "al modo de la de Segovia y labrar moneda de cordoncillo". Tras demoras en la construcción de la nueva Casa, se instaló la maquinaria en 1761 y la primera moneda acuñada con las nuevas prensas de volante salió en 1767. En el caso de Potosí, sólo se usaron las máquinas laminadoras para preparar las tiras de metal, mientras que en Segovia se acuñaba la moneda con este mismo proceso utilizando cuños de rodillo grabado en hueco, y aprovechando de ruedas hidráulicas en lugar de la tracción "a sangre". Para más información sobre los molinos de Potosí, visite el Museo en Bolivia.

volver a artículos
back to articles (english)