EL NORTE DE CASTILLA
19 julio 2009
SEGOVIA
A lo largo del fin de semana la villa festeja sus orígenes del siglo XI con actividades tradicionales y artesanales

19.07.09 -
SANDRA CANTALEJO
| SEPÚLVEDA
 

Sobre estas líneas Glenn Murray acuña una moneda y una niña participa en el taller de encaje de bolillos.
/ ANTONIO DE TORRE
 
Ya son cinco las ocasiones en que Sepúlveda ha querido rendir homenaje a sus fueros. Éstos regían los municipios que integraban la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda, que es como aún se la conoce. Alfonso VI fue el artífice de confirmar en 1038 los fueros que ya existían pero sólo de oídas, ya que no había ningún documento que los acreditase. Por ello son muchos los que éste fin de semana han querido rendirle homenaje en la Fiesta de los Fueros de Sepúlveda 2009.
La villa se ha ataviado con ropajes del medievo para vestir guapa ante la celebración. Así se puede ver como los paseantes se desprenden de sus trajes del siglo XXI para introducirse en los de campesinos y nobles de la época, Claro está haciendo distinción entre éstos, siendo el alquiler del traje de aristócrata más caro que el de siervo.
La música tradicional medieval inunda las calles del centro de Sepúlveda, para ello se han instalado altavoces que bien escondidos introducen a los visitantes en escena.
En esta ocasión la fiesta dura un día más, y el encargado de inaugurarla la noche del viernes fue el periodista segoviano de la cadena Ser, Carlos Blanco Álvaro. Tras pregonar su discurso, se abrieron los talleres de artesanía. Y es que una fiesta medieval no es fiesta sin feria de artesanía. En esta ocasión la feria tiene más solera que la fiesta, ya que es su vigésimo sexta edición. Alrededor de 35 puestos de artesanos muestran qué se puede hacer de manera tradicional sin modernas máquinas de por medio.
Durante la feria se puede ver como lo artesanal atrae. Son muchos los que entre pasacalles y espectáculos se acercan a los puestos para ver qué se cuece. Según los comerciantes, lo que se cuece es que la crisis afecta a todos, y son pocos los visitantes que se deciden a comprar, como afirma Ángel que muestra su bisutería en la plaza de España.
Enrique Orta es el cuarto año que asiste a la Fiesta de los fueros y alaba el esfuerzo que ha hecho el Ayuntamiento, por ampliar el horario para que los puestos artesanales permanezcan abiertos más tiempo, por los puntos de luz instalados. Desde el Ayuntamiento han buscando novedades respecto a otros años para fomentar la participación popular, no sólo de los sepulvedanos sino también de todos los visitantes.
En cambio Abderahmane, que ha situado su jaima en plena calle, se queja de los puntos de luz. «La fiesta pierde la esencia medieval que otros años tenía», dice.
En esta ocasión el tiempo está acompañando la celebración a la que acude mucha gente de Segovia y provincia, y sobre todo de Madrid.
Fiesta del sábado
La fiesta del sábado empezó temprano con la preparación del asado de cerdo en la plaza de Los Gorrinos. Durante todo el día hubo pasacalles en los que zancudos y personajes de pié se mezclaban con la gente, creando situaciones divertidas y descaradas, y así fueron amenizando la celebración. Los niños se entretuvieron con juegos de madera en diferentes lugares del mercado. Ya por la tarde la plaza de Santiago acogió comedia teatral y en el anochecer se encendió la villa, y se pudo disfrutar del festín gastronómico que ofrecía a precio de 5 euros el cerdo asado a la manera tradicional, y el concierto del Nuevo Mester, representó canciones tradicionales.
Y entre tanto medievo, el presidente de la Asociación de Amigos de la Casa de la Moneda, Glenn Murray, acuña de manera artesanal monedas que recuerden el momento celebrado y promociona la candidatura de Segovia a Capitalidad Cultural Europea 2016. Mientras, los niños que están de campamento en Sepúlveda observan atónitos todo lo que les rodea.