EL ADELANTADO DE SEGOVIA
24 mayo 2009
 
Opinión
 
COLABORACION
 
Segovia en la historia europea
Miguel Ángel Herrero

Hace unos días, fui a la oficina central del servicio postal, en la calle san Facundo. Quería iniciar el trámite para votar por correo en las próximas elecciones al Parlamento Europeo. Al salir del edificio y cuando atravesaba la plaza del doctor Laguna, percibí un leve ruido a mi espalda. Pensé que alguien me llamaba, pero al girar la cabeza no vi a nadie. No había ninguna figura humana a excepción del doctor Laguna en su pedestal, en el centro del jardín, con su expresión habitual de sabio solemne y pensativo. Quizá, fue el viento sobre las hojas de los árboles, o quizá, fue mi imaginación. Y, puestos a imaginar, supuse que el célebre humanista segoviano tenía alguna cosa que decir. Algo que debía estar relacionado con mi gestión en la oficina postal. Seguí mi camino, cavilando qué podía ser, cuando de pronto recordé que el insigne médico de Carlos V había procurado vivamente la pacificación de la Europa de su tiempo. Así lo demuestra su excelente discurso pronunciado en la Universidad de Colonia en 1543, como portavoz del emperador. Lo tituló "Europa que se atormenta a sí misma" y en él invocaba el espíritu de concordia entre los príncipes europeos para superar la grave situación que atravesaba una cristiandad dividida por la Reforma luterana.

Andrés Laguna nació en 1499, era unos cuatro años más joven que su convecino Domingo de Soto. Ambos hicieron sus primeros estudios en Segovia y aquí se iniciaron en el manejo del latín que, como ocurre hoy día con el inglés, les abrió las puertas de las universidades y embajadas europeas. Laguna estudió medicina en París y allí aprendió la lengua griega. Tradujo y amplió el manual de botánica médica más utilizado en aquellos tiempos, el Dioscórides. Puso sus conocimientos de medicina al servicio del emperador Carlos, de su hijo Felipe II y del papa Julio III. Por la amplitud de sus conocimientos y por su influencia en toda Europa, podría ser calificado como el segoviano más universal. Demostró con su trabajo que el cultivo de las humanidades y el ejercicio honrado de la medicina son muy saludables. Caminos que llevan a un mejor conocimiento del ser humano, allí donde confluyen el espíritu y la materia. Por esas sendas discurrieron los grandes autores del Renacimiento, como Luis Vives, Erasmo de Róterdam, Tomás Moro y tantos otros exponentes del humanismo cristiano que nos dejaron en herencia un rico patrimonio cultural. Andrés Laguna, médico, humanista, político y hombre de fe empleó sabiamente su vida al servicio de Dios y del césar Carlos.

Este recuerdo surgido al pasar junto a la efigie del doctor Laguna resulta más oportuno en estos días, pues se suma a la pretensión de Segovia por obtener el título de Capital Europea de la Cultura en 2016. Un estimable objetivo que todos compartimos y en primer lugar la sociedad civil, la misma que siente como propio el plan de rehabilitación de la Casa de la Moneda y la posterior instalación del Museo del Real Ingenio. Es natural, por tanto, que éste sea el proyecto estrella de nuestra candidatura, como propone la Asociación de Amigos de la Ceca. ¿Hay algún proyecto más enraizado en el patrimonio histórico europeo que la reconstrucción de los edificios que Felipe II encargó a su mejor arquitecto, Juan de Herrera? Además, ¿no es un magnífico augurio que haya sido distinguido con el premio "Europa Nostra", Glenn Murray, promotor de esta gran empresa cultural? Un galardón obtenido por méritos propios, y otorgado por una Fundación integrada por representantes de 45 países de toda Europa. Lo que supone un reconocimiento internacional y una oportunidad de promoción única.

Parecía de justicia traer a la memoria algunas páginas de la historia europea escritas por segovianos, como Andrés Laguna y Domingo de Soto. Aquellos que sintieron el legítimo orgullo de serlo y así lo manifestaban en sus publicaciones, titulándose "Segobiensis" (de Segovia) y así eran reconocidos en los foros europeos más destacados de la época. Ellos nos estimulan a todos -ciudadanos e instituciones- a trabajar por Segovia, para beneficio de todos.