EL NORTE DE CASTILLA
24 enero 2009
 

La crecida del río Eresma inunda las obras de la Casa de la Moneda

El agua ha entrado en uno de los patios y está a punto de llegar a la plataforma destinada a la terraza del restaurante. El caudal arrastra ramas y otros residuos y supera el colector de San Marcos

24.01.2009 -
M. A. L.
| SEGOVIA

 La crecida del río Eresma inunda las obras de la Casa de la Moneda

Aspecto del río Eresma en la zona donde se situará la terraza del restaurante (izquierda), y a su paso por el edificio del museo, un metro por encima de su nivel. / EL NORTE
 
La crecida del río Eresma inunda las obras de la Casa de la Moneda
El patio de los molinos, inundado, visto desde el puente.
 
La crecida del río Eresma inunda las obras de la Casa de la Moneda
Agua y residuos saltan por encima del colector de San Marcos.
 
Las abundantes precipitaciones del invierno no le vienen bien a las obras de la Casa de la Moneda. El deshielo de la nieve caída en las últimas semanas y, posiblemente, la incapacidad para retener todo el caudal de la presa de la Luz han aumentado considerablemente el caudal del río Eresma, que a su paso por la Ceca tiene un nivel de alrededor de un metro más alto que de costumbre y varios más de anchura.
 
El agua ha inundado los patios interiores del recinto, como puede apreciarse desde el puente, está a punto de superar la plataforma situada junto al río donde en su día se instalará la terraza del restaurante y la distancia entre el caudal y las ventanas del edificio del futuro museo es de menos de un metro, aunque ya está por encima de la base de los andamios situados sobre la fachada.
 
Quienes pasean con frecuencia por el valle del Eresma han advertido en los dos últimos días la alarmante crecida del río en las inmediaciones de la Casa de la Moneda, sobre todo desde el jueves. El caudal arrastra ramas y otros residuos y supera el colector de San Marcos construido el año pasado y, aunque pasa por debajo por la configuración con que fue diseñado, mantiene alto el nivel porque aguas abajo no ha sido dragado de forma completa el fondo del río; en esta zona sólo se acometió de manera parcial para ejecutar las obras del colector, pero quedó una isleta de cantos.
 
A la altura de la Ceca existe el mismo problema, ya que entre el puente de la Moneda y el de San marcos hay árboles caídos, uno de los cuales embalsa el agua y hace subir el nivel. Y además hay mucha tierra, escombros y guijarros acumulados en esta zona porque todavía no se ha realizado el dragado del cauce en este tramo, como recomendó con urgencia en febrero del 2008 el equipo técnico de la Fundación Real Ingenio.
 
Informe
En aquel informe, los expertos señalaron que mientras no se acometiera el problema de los niveles del río «toda la edificación se verá sometida siempre, ahora y en el futuro, a claros riesgos de inundación y a un muy dificultoso y caro mantenimiento, si es que tal cosa se llega a lograr». El informe, respaldado por la empresa que realiza las obras de rehabilitación, añadía que «la única vía para minimizar los riesgos» es rebajar los niveles del río, y se revela premonitorio cuando está a punto de cumplirse el segundo aniversario del comienzo de los trabajos.
 
El arquitecto director del proyecto, Alejandro de la Torre, emplazó el final de los trabajos en octubre si el invierno era «normal», sin demasiadas precipitaciones ni temperaturas muy bajas. Pero todo apunta a que con estas inundaciones las obras de rehabilitación sufrirán un retraso más del que ya está previsto.
La Asociación de Amigos de la Casa de la Moneda tiene previsto celebrar el 14 de febrero el Día de la Ceca. Y no tendrá motivos para festejar la recta final de las obras.