EL ADELANTADO DE SEGOVIA
24 noviembre 2009
 
PATRIMONIO
La rehabilitación de la Ceca concluirá en el verano de 2010
Si no surgen nuevos imprevistos, la Casa de la Moneda abrirá con casi un año y medio de retraso con respecto al plazo inicial.
Sergio Arribas - Segovia

 /KAMARERO

 

Fueron décadas de infructuosos intentos por lograr la rehabilitación de la Casa de la Moneda de Segovia y no pocos los años para que las administraciones públicas superaran desavenencias y sellaran el acuerdo para financiar las obras. La adversidad parece ser sello de identidad de la Ceca, construída en 1583 por Juan de Herrera por orden del rey Felipe II. Y es que durante la ejecución de las obras de rehabilitación, que se iniciaron en febrero de 2007, las dificultades también hicieron acto de presencia, provocando que los trabajos arrastren hoy un importante retraso.

Nadie se atreve a decir cuando pueden acabar las obras; tampoco el alcalde, Pedro Arahuetes (PSOE), que ayer — en la presentación de la réplica de una de las ruedas hidráulicas que movían los ingenios de acuñar moneda— admitió que “aventurar fechas al final es equivocarse”. En este “error” cayó el arquitecto director de las obras, Eduardo de la Torre, quien en noviembre de 2008, en una visita a las obras del Real Ingenio, que alcanzan entonces el 50% de ejecución, aventuró que los trabajos en el conjunto de edificios que integran la Ceca concluirán en el plazo de un año.

Lo cierto es que las previsiones apuntan a que la Ceca podrá abrir sus puertas en el verano de 2010, cuando inicialmente estaba previsto que la intervención concluyera en febrero de 2009. Esto es, el Real Ingenio abriría al público tras 42 meses de obras; con un retraso de 18 meses.
“No puedo adelantar fechas, solo puedo decir que el día que inauguremos será porque tenemos garantizado al 100% no solamente la finalización de las obras de rehabilitación, sino también la investigación que se está llevando al mismo tiempo”, apuntó el alcalde. “Los trabajos —añadió— van bien, pero van lentos, porque es un trabajo muy minucioso, a lo largo de las obras se han ido descubriendo datos de interés histórico que han obligado a replantear el proyecto”. Arahuetes restó trascendencia a los retrasos. Es más, se declaró “muy satisfecho” de cómo se estaban ejecutando las obras y dedicó un agradecimiento a la empresa adjudicataria, Volconsa, que “está comprendiendo que los trabajos tienen que hacerse en esta línea”.

¿Por qué tanto retraso?. Lo cierto es que han obedecido a diversos factores, como los problemas estructurales detectados en uno de los edificios del recinto, la antigua fundición, y los descubrimientos arqueológicos que obligaron a modificar el proyecto para ajustarse a la realidad de los inmuebles del complejo.

Para la consolidación de aquel inmueble, el destinado a albergar actividades culturales —contará con salón de actos, bajo dos grandes bóvedas— el Ministerio asumió un gasto extraordinario de 1,2 millones de euros. Y recientemente aprobó otra partida de 300.000 euros para trabajos arqueológicos y de gestión de residuos. Fuentes consultadas por esta Redacción indicaron que la inversión prevista, de 6,1 millones, alcanzará finalmente los 8 ó 9 millones de euros.

Excavaciones

Los trabajos arqueológicos están ya prácticamente acabados, según explicaron ayer la arqueóloga Amparo Martín y el director del Museo Provincial, Alonso Zamora, encargado de redactar el proyecto del futuro museo de la Ceca, por encargo de la Fundación Real Ingenio.

Con las excavaciones acabadas, Alonso Zamora dispone ahora de un plazo de seis meses para entregar el Proyecto Museológico, el que definirá el uso de cada dependencia y donde deben colocarse desde las vitrinas con materiales hasta la maquinaria reconstruída. El también director del Museo Provincial confesó ayer que el documento ya está redactado casi al 80% y que su propósito es “entregarlo en el menor plazo posible”. Este estudio deberá después completarse con el Plan Museográfico; esto es, el índice general sobre los documentos, máquinas y piezas que se mostrarán al visitante.

La arqueóloga Amparo Martín confiesa que los hallazgos arqueológicos no han sido espectaculares, aunque sí han permitido obtener numerosos datos sobre la construcción y conservación de los distintos edificios. “Nos ha sorprendido mucho, por ejemplo, encontrar pavimentos originales, que pensábamos que estarían destruídos, pero es que se fue construyendo sobre ellos”, afirma la arqueóloga. Las excavaciones han permitido sacar a la luz los restos del canal y antiguos aliviaderos; o las huellas de las antiguas ruedas hidráulicas, lo que ha permitido saber aproximadamente sus dimensiones. “Para nosotros fue emocionante”, dijo.

En este sentido, Alonso Zamora señaló que los trabajos de arqueológica han permitido obtener datos “de mucho interés científico, documental e histórico”. “Muchas veces son pequeñas huellas en el suelo de haber sujetado, por ejemplo, un banco, son ese tipo de cosas que no son espectaculares, pero son datos que para saber cómo funcionaba el Real Ingenio son esenciales”.

...............................................................................................

PATRIMONIO
Motores del siglo XVI
La Fundación Juanelo Turriano reconstruye una de las ocho ruedas hidráulicas que se emplazarán en la Ceca. La pieza centra una exposición en la Casa de Andrés Laguna.
S.A. - Segovia

 Soler, al fondo, contempla el prototipo de la rueda hidráulica./KAMARERO

La Casa de la Moneda de Segovia tenía 15 ruedas hidráulicas instaladas en el edificio más próximo al río Eresma. El agua, procedente de los canales interiores de la fábrica, movía estas ruedas de grandes dimensiones. Eran auténticos motores que movían los ingenios de acuñar moneda y otras instalaciones de la Ceca. De estas 15, serán 8 las ruedas que se instalarán en la Casa de la Moneda, una vez reconstruída, según el anteproyecto del futuro Museo.

La Fundación Juanelo Turriano, que tiene como objeto el conocimiento y difusión de la historia de la Técnica, entregó ayer la réplica de una de estas ruedas, una pieza que centra una exposición en la Casa de Andrés Laguna. La muestra fue inaugurada ayer por el alcalde, Pedro Arahuetes, y el director-gerente de la Fundación Bernardo Revuelta, y permanecerá abierta hasta el 20 de diciembre.

La Fundación y el Ayuntamiento firmaron un convenio por el que la institución se comprometió a afrontar la construcción, montaje y ensayo de una rueda hidráulica, prototipo de ingenio de las utilizadas en Segovia. La institución ha invertido 30.000 euros, de los que 16.000 euros se han dirigido a la reconstrucción de la propia rueda, en un taller de Navafría, mientras que el resto se ha destinado a financiar el transporte, instalación y ensayo.

De la realización material de la rueda se ha encargado el segoviano Miguel Ángel Moreno, de acuerdo con el proyecto presentado por los investigadores José María Inzaga y Jorge Soler. La fabricación se sustenta en el trabajo que ambos investigadores realizaron sobre la tecnología del siglo XVI, al que se ha incorporado informaciones obtenidas de los estudios arqueológicos realizados en el edificio y canales de la Casa de la Moneda.

La rueda tiene 2,20 metros de diámetro, cuenta con 16 palas rectas y su peso es de unos 600 kilos. Está fabricada en madera de Pino Tea , procedente de Canadá. Se trata de una madera muy resinosa. Resistente al desgaste, sumergida se endurece ilimitadamente. No en vano, las ruedas hidráulicas estaban siempre mojadas, a través de pequeños canales, puesto que la humedad permitía su conservación.
Soler, en declaraciones a este diario, explicó que de las 8 ruedas, 5 de ellas tenían un diámetro de 3,75 metros y 3 de 2,20 metros de diámetro, equivalente a “ocho pies castellanos”. La ahora fabricada de manera totalmente artesanal sería la más grande de las tres más pequeñas y es la que serviría para mover el torno; mientras que las otras dos impulsaban el fuelle y el martinete.

Colaboración

El gerente de la Fundación Juanelo Turriano, Bernardo Revuelta, recordó que el organismo forma parte de la Fundación Real Ingenio de la Moneda desde el año 2008 “como demostración de nuestra voluntad de colaboración permanente con este magnífico proyecto del que todos debemos sentirnos orgullosos”.
Revuelta destacó que con esta fábrica de moneda “Segovia se convirtió en un eslabón fundamental de una red, auténticamente global, de la economía y la técnica de la época”.

Por su parte, Arahuetes destacó que con esta réplica “ya no es posible imaginar el grandioso espectáculo que serían las ruedas” de la Casa de la Moneda que “es uno de los edificios industriales más antiguos de Europa que se conservan, testigo de una época de dinamismo económico y social para la ciudad de Segovia y que contribuyó a su asentamiento como centro económico y financiero del Reino de Castilla”.
El alcalde subrayó además que “estamos hablando de un elemento patrimonial de gran identidad y simbolismo para la ciudad, que se convertirá en el cuarto monumento de referencia en Segovia”.



EL NORTE DE CASTILLA
24 noviembre 2009
Click here to find out more!

 

SEGOVIA

Una exposición muestra un prototipo de las futuras ruedas hidráulicas del Real Ingenio

Su construcción ha sido posible gracias a la Fundación Juanelo Turriano

24.11.09 - 00:58 -
 
Los amantes de la Casa de la Moneda tienen la oportunidad de ver cómo serán las siete ruedas hidráúlicas que el proyecto de reabilitación del Real Ingenio prevé instalar en el complejo de la Ceca. El Ayuntamiento de Segovia, en colaboración con la Fundación Juanelo Turriano, ha construido un prototipo de rueda hidráulica, de tamaño intermedio, que podrá visitarse hasta el próximo día 20 de diciembre en el patio de la Casa de Andrés Laguna, en la Judería Nueva.
La Casa de la Moneda fue una de las más importantes fábricas de acuñar moneda que en el pasado hubo en España. Construida entre 1583 y 1588 por encargo de Felipe II, según los planos de Juan de Herrera, estuvo en funcionamiento hasta 1869.
 
Quince ruedas
Inicialmente su actividad fue posible gracias a las ruedas hidráulicas, auténticos motores que movieron las máquinas con las que acuñar las monedas. La Ceca segoviana llegó a contar hasta con quince ruedas hidráulicas instaladas en los edificios que se levantaban junto al río Eresma.
 
Una vez ejecutadas las obras de rehabilitación del Real Ingenio de la Moneda, el Ayuntamiento de Segovia quiere recuperar, al menos, siete de aquellas ruedas hidráulicas. Según fuentes municipales, el convenio suscrito con la Fundación Juanelo Turriano, dedicada al patrimonio histórico, ha hecho posible la fabricación de la primera de esas ruedas, un prototipo de tamaño intermedio. Esta fundación ha corrido con todos los gastos derivados de los estudios históricos, del diseño constructivo y de la realización material de la rueda de madera. De su fabricación, según la documentación histórica recopilada, se ha encargado el segoviano Miguel Ángel Moreno, según los diseños de los especialistas en tecnología industrial Jorge Soler y José María Inzaga.
La exposición se puede visitar de miércoles a domingo, en horario de mañana, de 11 a 14 horas, y por la tarde, de 16 a 19 horas; y los lunes y martes de 11 a 14 horas.

 



COPE.es
24 noviembre 2009

 

nuevo paso en la CECA

El Ayuntamiento presenta una de las ruedas hidráulicas con las que contará la Casa de la Moneda tras su rehabilitación

Los segovianos pueden ver ya una de las ruedas hidráulicas que se intalarán en la Casa de la Moneda una vez finalicen las obras de rehabilitación del edificio herreriano. La nueva rueda hidráulica es un prototipo tamaño intermedio, de las siete que se instalarán en el Real Ingenio. Su construcción ha sido posible gracias al convenio de colaboración suscrito entre el Ayuntamiento y la Fundación Juanelo Turriano.

Daniel Muñoz - 24-11-09


Las nuevas ruedas formarán parte de la remodelada Casa de la Moneda.

La Casa de la Moneda de Segovia fue una de las más importantes fábricas de acuñar moneda de España. Construida entre 1583 y 1588 por Juan de Herrera,  por encargo de Felipe II, estuvo en funcionamiento hasta 1869. Inicialmente su actividad fue posible gracias a las ruedas hidráulicas, auténticos motores que movieron las máquinas con las que acuñar las monedas.

 

La ceca segoviana llegó a contar hasta con 15 ruedas hidráulicas instaladas en los edificios que se levantaban junto al río Eresma. Una vez ejecutadas las obras de rehabilitación del Real Ingenio de la Moneda, el Ayuntamiento de Segovia quiere recuperar, al menos, siete de aquellas ruedas hidráulicas. El convenio suscrito con la Fundación Juanelo Turriano, dedicada al patrimonio histórico, ha hecho posible la fabricación de la primera de esas ruedas, un prototipo de tamaño intermedio. La Fundación Juanelo Turriano ha corrido con todos los gastos derivados  de los estudios históricos, del diseño constructivo y de la realización material de la rueda de madera.

 

De su fabricación, según la documentación histórica recopilada, se ha encargado el segoviano, Miguel Ángel Moreno, según los diseños de los especialistas en tecnología industrial Jorge Soler y José María Inzaga. Hasta el 20 de diciembre, la nueva Rueda Hidráulica, junto a paneles informativos sobre su construcción, funcionamiento e historia, podrán verse en el patio de la Casa de Andrés Laguna. La exposición se puede visitar de miércoles a domingo, en horario de mañana, de 11:00 a 14:00 horas, y por la tarde, de 16.00 a 19:00 horas; y los lunes y martes de 11:00 a 14:00 horas.

 



ZOQUEJO.com
23 noviembre 2009

 

     
Lunes, 23 de noviembre de 2009

El primer adorno de la Ceca

Zoquejo

El Ayuntamiento presenta una de las ruedas hidráulicas con las que contará la Casa de la Moneda una vez finalizadas las obras de rehabilitación.

El patio de la Casa de Andrés Laguna acoge estos días una exposición en la que puede verse una de las siete ruedas hidráulicas con las que contará la Casa de la Moneda una vez que concluyan sus obras de rehabilitación.

La nueva rueda hidráulica es un prototipo, tamaño intermedio, cuya construcción ha sido posible gracias a un convenio de colaboración rubricado entre el Ayuntamiento y la Fundación Juanelo Turriano, que ha corrido con todos los gastos derivados de los estudios históricos, del diseño constructivo y de la realización material de la rueda de madera.

De su fabricación, según la documentación histórica recopilada, se ha encargado el segoviano Miguel Ángel Moreno, según los diseños de los especialistas en tecnología industrial Jorge Soler y José María Inzaga.


La actividad de la Casa de la Moneda fue posible gracias a las ruedas hidráulicas, los motores que movieron las máquinas con las que acuñar las monedas. El fuelle de la fragua era utilizado para avivar el fuego, el martinete de la herrería para forjar los metales, el torno para construir los cuños, los tres laminadores para preparar los rieles y los dos acuñadores para estampar las monedas se movían gracias al curso del agua. La Ceca segoviana llegó a contar con 15 ruedas instaladas en los edificios que se levantaban junto al río Eresma.

Hasta el 20 de diciembre la nueva rueda hidráulica junto a paneles informativos sobre su construcción, funcionamiento e historia se podrán visitar de miércoles a domingo, en horario de mañana de 11.00 a 14.00 horas y, por la tarde, de 16.00 a 19.00 horas, y los lunes y martes de 11.00 a 14.00 horas.



GENTE EN SEGOVIA
24 noviembre 2009

gentedigital.es/L. D. Bronstein
24/11/2009 - 11:42

Opinión

Mucho cine, mucho Muces

Más allá del entretenimiento de las películas más comerciales hay un cine, casi siempre oculto al público en general, que la Muestra de Cine Europeo Ciudad Segovia (MUCES) nos quiere acercar.

Películas no estrenadas comercialmente en España y que pretende sean "Foro de debates y análisis de la realidad cinematográfica europea, además de lugar de reunión de historiadores y estudiosos del fenómeno del cine en Europa y su incidencia en la sociedad a través de los tiempos...".

La muestra, como parte o porción extraída de un conjunto por métodos que permiten considerarla como representativa de él, es digna.

Un nuevo formato, acompañado de distintos y variados eventos, que en lo concerniente a las proyecciones recuerdan las salas de Arte y Ensayo o las sesiones, a veces mortíferas, de cine forum en el Club Cultural Studio donde podías ver un cine diferente.

Como diferentes eran, sobre todo por novedosas en el panorama nacional, señeras películas proyectadas en los predemocráticos años setenta, en la Semana Cultural Cinematográfica de Segovia: Il Decameron, de Pasoline; Tres Mujeres, de Ingmar Bergman; Tamaño Natural, de Berlanga, Une Partie de Plaisir, de Claude Chabrol... Semana que pervivió más de dos décadas y terminó con el marchamo de Internacional.

Hoy sin llegar a Festival nos quedamos con la Muestra. Al menos mientras la labor de zapa realizada en el Ministerio de Cultura por la responsable de la Cosa en el Ayuntamiento capitalino siga ofreciendo su fruto económico.

Obviando los fallos organizativos de venta de entradas para la inauguración por invitación y tener la osadía o poca delicadeza (o luces) de desalojar a algunos invitados una vez sentados o del bochornoso espectáculo de impedir la entrada al ágape de homenaje a Chavarri a algún acompañante (señor Murray ya sabemos que pagamos entre todos y algo nos debería tocar, pero hay mejores películas en las distintas secciones que la que ofrecen los políticos y allegados a lo Grande Bouffe de Ferreri); soslayándolo hemos llegado al cuarto MUCES y con éxito de público, esperemos que no sea sólo por la entrada a un euro.

De lo que estamos seguros es de que, en Semana o Muestra, persistirá en el tiempo por que a la gente le gusta ver cine. Un tipo de cine en que se pide al espectador algo más que ocupar un puesto en una sala oscura.

Aunque a veces tenga que soportar al come palomitas de turno o de carne en tasajos para mojar en salsa picante mientras ponen anuncios publicitarios, poco acorde con la pretensión de crear un acontecimiento que nos lance al panorama nacional.

Al internacional sería mucho pedir aunque estemos asociados con el Festival de Cancún en la rivera de los novios españoles o maya y tengamos directora de cosmopolitas relaciones.

.....................................................................................................................

GENTE EN SEGOVA
Blog de Fernando Sanjose

Las formas y las personas

No soy un tipo al que le guste mucho hablar de la ciencia de la psicología, pero debe ser porque a veces me luce la prudencia –¡como lo oye!– y como no la entiendo, me callo, no porque desconfíe de su validez. Así qué me disculpará si no cito autores y sentencias magníficas a la hora de escribir estas líneas.

Es lo que tenemos los poco cultivados: que somos llanos y así, si nos encontramos con un ser humano incapaz de dosificar el poder que ostenta (mayor o menor, merecido o no, que en eso no me meto ahora), dirigido en sus acciones por el temor de poder equivocarse y por tanto, arbitrario; desmedido en sus respuestas y pendiente siempre de que le reconozcan el carácter de jefe, aunque eso ya debiera estar más que claro, no buscamos términos técnicos. Prepotente nos vale.

Murray -Glen, ya sabe, ese numismático que ha hecho más por la Casa de la Moneda y por Segovia que otros prohombres más reconocidos y que ha sido el azote de seis Corporaciones, que yo recuerde– se quedó sin entrar en la fiesta del cine organizada con motivo de la Muces. Me dicen que fue un caso único.

El guiri, más de Segovia que las amapolas que crecen cerca de su casa y más incardinado en la sociedad local que algunos "cristianos viejos", acudió a aquella celebración de acompañante de una invitada incluida al parece en la selectísima lista.

Ella pasó, pero él no, sin que la persona que ejercía el control en la puerta o el mismísimo jefe de Gabinete de la Alcaldía pudieran, al parecer, dar más explicación que la peregrina ausencia de invitación -mire, lo normal es que un "pase" sea para el nominado y su acompañante, salvo que se estén aplicando nuevas tendencias de esas chupi guay y lo de ir acompañado no se lleve- dejando así flotar libremente el poso ese de la existencia de una orden rabiosa de autoridades de más rango.

La gente, que es muy mal pensada. Bueno, eso y el inquieto Murray que contó su historia a cuanto invitado con derecho real de paso se acercaba por allí. Eso me han dicho, que reconozco que me perdí el sarao por lo que ya aprovecho y me disculpo ante el trabajador Eliseo de Pablos (y abochornado, me dicen también).

Si me pongo a contarle esto no es porque estemos ante un hecho aislado, que no son pocos los desplantes gratuitos -y los tenemos muy cercanos por aquí, ya se lo conté en el papel- que proporciona graciosamente quien se muestra incapaz de diferenciar el trabajo que desarrolla -habitualmente tasado en el tiempo, esperemos que nunca vitalicio- de su propia personalidad, que esa sí, dura para siempre.

Los más divertidos son los del coro de fieles, siempre dispuestos a ofrecerse como escudos. Me recuerdan a mi, que soy del Atletico de Madrid (un problema que me viene de infancia y que probablemente también sea digno de algunas sesiones de diván) y aún defiendo el juego que hace el equipo. Ya sabe, le llaman El Glorioso.