EL NORTE DE CASTILLA
3 febrero 2009
 

SEGOVIA

El Ayuntamiento admite que el dragado del Eresma hubiera minimizado los daños de las últimas crecidas, pero considera que las inundaciones son inevitables
03.02.09 -
CARLOS ÁLVARO
| SEGOVIA
 
Desastre en la Ceca
Aspecto que presentaba el río Eresma a su paso por la Casa de la Moneda durante la mañana del jueves pasado, cuando el caudal arrastraba 51 metros cúbicos de agua por segundo. / ROSA BLANCO
 
Desastre en la Ceca
Cables, tubos y herramientas anegadas de agua. / EL NORTE
 
Desastre en la Ceca
Cubos, sacos de cemento y material de obra. / EL NORTE
 
Desastre en la Ceca
Cables eléctricos, rodeados de agua. / EL NORTE
 
La crecida del río Eresma inundó la semana pasada la Casa de la Moneda y el agua anegó numerosas estancias donde actualmente se desarrolla la obra de rehabilitación, pero el Ayuntamiento de Segovia está más preocupado por la publicación de unas fotografías tomadas desde el exterior del edificio en plena riada. La concejala de Patrimonio Histórico, Claudia de Santos, compareció ayer ante los periodistas para «enviar un mensaje de absoluta tranquilidad» y neutralizar la «alarma» que a su juicio han generado las instantáneas que muestran el estado en que quedaron los departamentos interiores de la Ceca a consecuencia de la inundación (y que EL NORTE reproduce en estas mismas páginas).
 
Según De Santos, ni el Ayuntamiento ni la dirección técnica de la obra han permitido hacer unas fotografías «que pueden provocar efectos contrarios a los que estamos esperando». La concejala considera que las imágenes «sólo sirven a intereses partidistas».
 
Claudia de Santos admitió que el dragado del río Eresma reclamado por técnicos y expertos hubiera «minimizado» la inundación, pero no evitado, «porque estamos ante una crecida extraordinaria, con 51 metros cúbicos por segundo el pasado día 29, cuando lo normal son 2,3 metros cúbicos de agua por segundo». También dejó claro la edil que la reforma del colector de San Marcos impidió que el agua subiera por lo menos un metro y medio más, lo que ha representado todo un alivio.
 
Sí aseguró desconocer la concejala el coste de los daños ocasionados por el agua en el interior de la Ceca, pues ha inundado estancias en las que el suelo radiante estaba instalado, y anegado numerosos utensilios y herramientas de obra. «De momento no lo sabemos -dijo-. Lo importante es que en estos momentos el nivel ha bajado y el agua está saliendo de la Ceca. Estamos esperando para evaluarlo. Por fortuna, los trabajos se centran ahora en el edificio del patio alto, el destinado a usos culturales, por lo que las obras no deberían retrasarse en exceso como consecuencia de la inundación».
 
Las fotografías arrojan una idea de la magnitud de la crecida. El agua estuvo a punto de saltar por las ventanas del edificio herreriano y del llamado Ingenio Chico, donde está proyectado instalar la taberna y la terraza de ésta. Si el inmueble llega a estar ya en servicio, la terraza del restaurante hubiera quedado anegada por el agua, al igual que la propia taberna, las salas destinadas al museo, la tienda del complejo y el patio bajo interior.
 
Los arquitectos y obreros que trabajan en la reconstrucción del Real Ingenio de la Moneda se han encontrado de bruces con una situación que apenas esperaban, lo que puede llevarlos a replantearse las medidas arquitectónicas destinadas a paliar las embestidas del río Eresma cuando se enfurece como en los últimos días lo ha hecho.
 
«Esto se veía venir»
Una de las voces más críticas con la actitud del Ayuntamiento de Segovia respecto al dragado del río es la de Glenn Murray, historiador y experto conocedor de la Casa de la Moneda. En contra de lo que afirma el Ayuntamiento, Murray asegura que situaciones como las vividas la semana pasada se han dado en numerosas ocasiones durante los últimos veintiún años, que son los que lleva el estadounidense afincado en Segovia: «Que no se equivoquen. Lo anormal no es la cantidad de agua que ha bajado, sino los cinco años de escasas precipitaciones que llevábamos. Lo normal siempre ha sido que el río se comporte así. Conozco este río a la perfección».
 
El experto, también presidente de la Asociación de Amigos de la Casa de la Moneda, afirma que el dragado del río hubiera minimizado en un 95% los efectos de la inundación, porque el 5% restante es prácticamente inevitable. «Hemos de saber que en momentos puntuales el edificio se va a inundar. Ahora bien, en Venecia también se inundan las casas y están preparados para minimizar los efectos».
 
Murray mantiene que las obras acumulan ya un retraso considerable y que «bajo ningún concepto» estarán terminadas a finales de año, como en su día anunciara el arquitecto, Eduardo de la Torre. Los daños ocasionados por la riada son harina de otro costal: «Ya dije en su día que los retrasos acarrearían un millón de euros de gastos añadidos. Ahora habrá que sumar los derivados de los daños del agua, aunque no sabría concretar porque no he visitado las instalaciones».
 
Pero no hay mal que por bien no venga: «De situaciones catastróficas también pueden sacarse aspectos positivos. Hacía varios años que no ocurría una inundación de este tipo. Bien, pues ha tenido lugar en plena obra, lo cual es una prueba sobre la marcha para la dirección técnica de la misma que le permitirá sacar conclusiones y adoptar las medidas más oportunas para reducir los riesgos. Ya advertí de que se habían precipitado al construir una superficie de hormigón, porque en ese momento desconocían el caudal real del río. Yo sigo estando abierto a cualquier consulta».
 
EL ADELANTADO DE SEGOVIA
3 febrero 2009
 
AYUNTAMIENTO
De Santos reitera que las obras en la Casa de la Moneda no sufrirán retrasos de importancia

A.S.R. - Segovia

La concejala de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Segovia, Claudia de Santos, reiteró ayer que las inundaciones que ha sufrido en los últimos días la Casa de la Moneda como consecuencia de la crecida del río no supondrán retrasos de importancia en las obras de rehabilitación, que según aclaró, ahora mismo se centran en la zona Sur, la más alejada del río.

La concejala lanzó, en una comparecencia ante los medios de comunicación, un “mensaje de absoluta tranquilidad”, añadiendo que estamos “ante na crecida del río absolutamente extraordinaria”. En este sentido, apuntó que mientras el cauce normal es de 2,3 metros cúbicos por segundo, el pasado 29 de enero llegó a los 51 metros por segundo.

Claudia de Santos señaló también que el dragado del río, previsto para el próximo verano, “habría minimizado las inundaciones, pero no las habría evitado, dadas las características de la crecida”, para añadir que por el momento, “no hay una evaluación de daños, ya que estamos esperando a que se seque todo”.