EL ADELANTADO DE SEGOVIA
17 ENERO 2008
 
CARTA AL DIRECTOR
 
El señor Murray, la Fundación Real Ingenio y algunas valoraciones hechas
Señor director:

Como miembro del Patronato del Real Ingenio de la Moneda de Segovia, le ruego tenga a bien publicar esta nota en relación a la noticia, aparecida en su diario el pasado día 11 de diciembre, en la que se daba cuenta de la última reunión tenida por el Patronato. En ella aparecían referencias al Sr. Murray - a quien calificaba el redactor como "la persona que con más vehemencia ha exigido la rehabilitación de la CECA y uno de los mayores expertos e investigadores del histórico edificio"- y la ratificación de la decisión tomada por la concejala de Patrimonio de rescindir el contrato que le unía a la Fundación. La rescisión se fundamentaba "al observar que los trabajos realizados por esta persona se distanciaban de los que había sido contratado" (sic).

En ese "distanciamiento" no hay, en principio, ninguna valoración ni moral ni profesional (tengamos en cuenta también que, tal como se recuerda en la noticia, en su día la misma concejala había declarado que "su cualificación profesional está muy por encima del puesto asignado por la Fundación") y es tan sólo una exposición descriptiva de motivos.

Por todo lo anterior, aunque aparezca tardíamente, me ha parecido necesario intervenir sobre lo que considero inadecuado por parte del redactor (dar pie a una opinión particular y darla por oficial) y, desde luego, sumamente desafortunado por parte de quienes sean las "fuentes de la Fundación" como es el declarar que "hemos sabido apartar a personas que ya no aportan nada y que son sólo negativas", en referencia al Sr. Murray. Eso sí es una valoración (profesional y moral). Y no creo que pueda ser dada en nombre del Patronato. Desde luego, no en el mío. Yo no estoy orgulloso de que Murray no siga ligado al Patronato. Lo que estoy es triste, pues creo que podría aportar todavía mucho y, desde luego, en absoluto tengo la idea de que solo sea negativo.

Muchos creemos que sin Glenn es muy probable que la Casa de la Moneda no siguiera en pie y por eso nos entristece profundamente que una desafortunada serie de desencuentros haya finalizado en esta situación.

Pero quien, dando voz al Patronato, haya declarado que nos hemos sabido deshacer de un personaje que nada aporta ya y es negativo, se ha arrogado, en un campo complicado como es el de la valoración moral, una representación que nadie le había otorgado.

Juan Luis García Hourcade