EL NORTE DE CASTILLA
9 OCTUBRE 2007
 
Murray desvela que las obras de la Ceca están sufriendo retrasos por las inundaciones que provoca el río
Asegura que el alcalde no pensaba intervenir en el colector aunque conocía el problema


Las obras de la Casa de la Moneda están sufriendo «graves retrasos» debido a las inundaciones que provoca el río Eresma desde que comenzaron el pasado mes de febrero. Así lo asegura el historiador y numismático Glenn Murray, que atribuye estos contratiempos a la actitud del alcalde, Pedro Arahuetes, respecto al colector de San Marcos, si bien es cierto que el Ayuntamiento de Segovia ya ha iniciado las obras para modificar esta molesta infraestructura que contribuye a elevar el caudal del río con el consiguiente riesgo para la Ceca.

El experto felicita al alcalde por haber puesto en marcha la obra, «pero aquí acaban mis alabanzas. Las obras de rehabilitación de la Ceca, que se están haciendo muy bien por parte de las empresas, vienen sufriendo graves retrasos debido a las inundaciones desde el día que comenzaron, y estos retrasos son aún más costosos que el arreglo del colector de San Marcos».

La gravedad estriba, según Murray, en que esa intervención en el colector debiera haberse acometido antes, «porque se sabía cuál era la causa de las inundaciones que desde hace años sufre la Casa de la Moneda». Sin embargo, hace casi tres años, el alcalde le dijo al numismático que no pensaba hacer nada respecto al colector. «No pensaban hacer nada -afirma Murray- hasta que vieron que las inundaciones en la obra de la Ceca daban y dan un motivo totalmente legítimo y justificado para que la contrata pidiera un retraso en la fecha de la entrega final». Esto es, a juicio del experto, lo que ha movido al alcalde a emprender la obra.

Negligencia

«Pedro Arahuetes conocía perfectamente la gravedad del problema del colector antes de comenzar su primera legislatura y no hizo nada. De hecho, descartó un proyecto que se redactó con dinero público sólo 'porque era de Izquierda Unida', su entonces socio de gobierno. A comienzos de este verano pretendía ejecutar otro proyecto tan chapucero que se vio forzado a encargar la redacción de un tercer proyecto a toda prisa: el que se está ejecutando ahora, y que promete zanjar las inundaciones de manera correcta. Hubo incluso otras alternativas mejores, pero él nunca ha querido escuchar», afirma Murray. «Hay palabras más fuertes que 'negligencia' para definir este tipo de dejadez de los poderes públicos -añade el experto-, pero ya hemos visto cómo al responsable le gusta amenazar con llevar a los ciudadanos a los juzgados por emplear semejante vocabulario cuando intentan defender su patrimonio histórico y su dinero».

Respecto al proyecto museístico, que sigue estancado, Glenn Murray sostiene que «ya es hora de reunir el patronato de la Fundación Real Ingenio para que éste encargue inmediatamente, de una manera u otra, el proyecto museístico, «que es el primer paso que hemos de dar para poder buscar el dinero necesario para crear y equipar el museo». Murray fue despedido en julio como gestor de la Fundación Real Ingenio.