EL ADELANTADO DE SEGOVIA
17 enero 2007
 
La colaboración entre administraciones: ¿necesaria o partidista?
Tribuna
Jesús Merino Delgado (*)

He defendido desde hace muchos años tanto en intervenciones públicas como en la práctica cuando he ostentado cargos públicos de gestión, que no hay mejor fórmula que la colaboración entre las diversas administraciones para que los ciudadanos obtengan el máximo beneficio de la gestión del dinero público. Sea cual sea el color de los gobiernos. Sobre todo en un estado tan descentralizado como España, donde provincias tan pequeñas como Segovia pueden encontrarse con asuntos públicos gestionados por dos, tres y hasta cuatro administraciones diferentes.

Yo comprendo que a veces ocurren anécdotas kafkianas y surrealistas dado que, a día de hoy, en nuestra provincia tenemos nada menos que cuatro administraciones: la Central, la Autonómica, la provincial de la Diputación y la municipal en cada Ayuntamiento. Todas ellas tienen competencias entremezcladas cuando no enfrentadas en materias como cultura, turismo, infraestructuras, etc.

Sin entrar en la racionalidad del sistema que por otro lado es el que han votado todos los ciudadanos en la Constitución y Estatutos de Autonomía sí parece necesario que los políticos y los gestores públicos seamos al menos coherentes y, sobre todo, honestos en la obtención de la máxima eficacia de las administraciones que gobernamos.

Digo esto porque hace unos días leyendo declaraciones de procuradores y concejales socialistas que venían a reiterar la doctrina del PSOE en Segovia, según la cual la Junta debe participar económicamente en los proyectos que son iniciativa del Estado o del Ayuntamiento si este es socialista, como es el caso del famoso CAT de Segovia, pero el Estado no debe hacerlo en aquellos proyectos de la Junta que es del PP.

Esta doctrina no es objetiva, ni coherente; es partidista. Por eso, yo mantengo la idea contraria, la colaboración entre administraciones debe hacerse recíproca e integral, es decir, en todos los proyectos trascendentes para la provincia, prolongada en el tiempo y cuando sean de alto coste.

Estos requisitos deben aplicarse a los proyectos de todas las Administraciones y no a las de nuestro color político solamente.

Por eso está muy bien que la Junta colabore en un proyecto tan caro y poco definido como el CAT, pero también el Gobierno Central debe colaborar económicamente en la financiación de la Autovía Segovia-Valladolid, como ya lo hizo en la Autovía Valladolid-Zamora o en la de León-Burgos.

No estoy de acuerdo y así lo he manifestado a representantes socialistas de Segovia y a cargos populares de la Junta, con que se ponga un solo euro de la Junta de Castilla y León para el CAT o para cualquier otro proyecto, si no se hace lo mismo en la Autovía Valladolid-Segovia cuyas obras sí son una realidad.

La casa de la Moneda nos debe servir como ejemplo de esa colaboración: las tres administraciones han concretado sus aportaciones económicas presentes y futuras en el convenio correspondiente y aunque ya debiera estar ejecutándose por la Ministra Trujillo, ésta nos demuestra de forma permanente, por qué los ciudadanos, mes a mes, la valoran como la peor del Gobierno Socialista: La obra, a día de hoy, sigue sin iniciarse.

Los segovianos lo estamos sufriendo hasta el punto de que, como he defendido alguna vez, la Consejería de Cultura de la Junta de Castilla y León tendría que denunciar el Convenio y ejecutar la obra de forma directa y urgente, porque cuando una administración no funciona debe hacerlo otra por el bien de los ciudadanos.

Pues bien, me ratifico en lo dicho: colaboración entre administraciones SÍ, pero en todo. Partidismo en esa colaboración NO.

Hay que estar a las duras y a las maduras en la mejor defensa de los segovianos sean de la capital o sean de la provincia.

Ya habrá tiempo en estos próximos meses de explicar a los ciudadanos lo que cada partido y cada administración ha hecho en estos años.

——

(*) Diputado por Segovia del PP.