EL NORTE DE CASTILLA
21 JULIO 2007
 
SEGOVIA
Las obras para evitar que la Casa de la Moneda se inunde costarán 157.000 euros
 
EL NORTE/SEGOVIA
 
Las inundaciones que hasta ahora ha sufrido la Casa de la Moneda serán historia en breve. Y no solo por las obras de rehabilitación que se están llevando a cabo en el interior del emblemático inmueble, sino por la reforma definitiva del llamado colector de San Marcos, cuya presencia y mala configuración ha sido a causa principal de las inundaciones y crecidas del río que se producían junto al monumento industrial más antiguo de España.

Reformar el colector costará 157.000 euros, pero el dinero estará bien invertido si se trata de impedir que el agua debilite aun más los cimientos de la Ceca. Además, la continuidad de las obras pudiera verse perjudicada si en los meses de invierno se produce alguna crecida considerable.

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Segovia aprobó el jueves el expediente para contratar la redacción del proyecto, con un presupuesto de 8.020 euros, mientras que el coste de la ejecución estará próximo a los 157.000 euros, según anunció el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, que expresó su confianza en que la obra esté concluida antes de octubre, mes en que el riesgo de lluvias es mayor.

El PSOE ha descartado el proyecto de reforma del colector que Izquierda Unida, su socio de gobierno en la pasada legislatura, barajaba para evitar que el colector siguiera causando inundaciones. Arahuetes explicó que finalmente no se construirá una pasarela elevada con tubos -esta opción ocasionaría en el entorno natural un gran impacto-, sino que se perforará el azud con varios tubos subterráneos que cumplirán la misma función.

La reforma del colector ha sido una de las reivindicaciones históricas que ha formulado la Asociación de Amigos de la Casa de la Moneda. El deterioro que esta alteración del caudal del río ha provocado en el edificio ha sido considerable, además de causa directa de las constantes inundaciones que el patio bajo del Real Ingenio de la Moneda ha venido sufriendo durante los últimos años de abandono. La rehabilitación continúa.