EL ADELANTADO DE SEGOVIA
15 FEBRERO 2007
 
El inicio de las obras de la Casa de la Moneda pone fin a décadas de abandono


/JUAN MARTÍN

Maria Antonia Trujillo avisó dos horas antes del inicio del acto que no acudiría a la cita, programada por su propio departamento hace más de una semana
María Coco - Segovia

Cuando el reloj marcaba las 18,03 una gran piedra de granito fue enterrada por el alcalde de la capital, Pedro Arahuetes; la consejera de Cultura, Silvia Clemente y el secretario general del Ministerio de la Vivienda, Javier Ramos. El acto, de carácter simbólico, representó el inicio de las obras de rehabilitación de la Casa de la Moneda, diecisiete meses después de la firma del convenio entre las tres administraciones.

El evento fue multitudinario. Allí estuvieron los parlamentarios nacionales, representantes de las Cortes, el delegado del Gobierno en Castilla y León, el subdelegado en Segovia, el delegado de la Junta, el presidente de la Diputación y, entre otros, concejales de todos los partidos del Consistorio... Nadie quiso faltar a un día histórico para Segovia, nadie excepto la ministra de Vivienda, Maria Antonia Trujillo, la gran ausente de la jornada, que avisó con dos horas de antelación que no podría acudir al evento. El motivo, según justificó su departamento [que programó el acto con más de una semana de antelación], fue la extensión de una reunión sectorial sobre vivienda que, según fuentes consultadas por esta Redacción, concluyó a las 13,30 horas.

Pese a ello, a las 17,30 horas, como estaba previsto y con puntualidad británica, Arahuetes recordó en un pertinente discurso que “la Casa de la Moneda y su rehabilitación es motivo de alegría para todas y todos los segovianos (...) para los pesimistas, para los comprometidos con el proyecto, para los responsables de ponerlo en marcha, para los que vinieron desde América, para los que expropiaron, para los precavidos en sus declaraciones, para los que amenazaron, para los que creyeron en este día...”.

El regidor quiso acordarse de cada uno de los segovianos, independientemente de su grado de unión con el inmueble porque, aseguró, “hoy es un día de gozo y no de reproches”. Por ello agradeció al Ministerio y a la Junta su implicación ya que “comenzamos la reconstrucción estructural del espléndido conjunto que supone el Real Ingenio de la Moneda”.

Tras él, la consejera de Cultura, la segoviana Silvia Clemente, destacó “el esfuerzo y compromiso” del Gobierno regional: “Hemos ofrecido nuestro apoyo para superar los obstáculos, asegurando el crédito en las anualidades, en presupuestos de Castilla y León”, aseguró Clemente. Además, exigió la creación de la Comisión de Seguimiento, un órgano previsto en el convenio suscrito el 5 de septiembre, e inexistente aún, que velará por el cumplimiento de los plazos y el correcto transcurso de las obras de recuperación de la Ceca.

El último en dirigir unas palabras a los presentes fue el secretario general del Ministerio. Ramos, en una breve intervención, analizó la política del Gobierno en materia Vivienda así como la colaboración prestada por el Ejecutivo y el aumento de inversiones en Castilla y León durante los últimos dos años. Sin hacer referencia a los “largos diecisiete meses” pasados desde la firma del convenio (que sí destacaron Arahuetes y Clemente) recordó que los trabajos de rehabilitación de la Ceca concluirán en 2009.

Los trabajos supondrán una inversión de 7.261.146 euros, de los que el Ministerio de Vivienda aportará el 59% (4.287.616 euros); la Junta de Castilla y León el 33% (2.389.158 euros) y el Ayuntamiento de Segovia, el 8% (581.371 euros). Las obras serán llevadas a cabo por la unión temporal de empresas formada por Volconsa, Construcción y Desarrollo de Servicios S.A y Velasco, Obras y Servicios S.A., por 6.089.868,90 euros. Una vez recuperado el inmueble, el Ayuntamiento de Segovia prevé crear en la Ceca un museo numismático, que permitiría a los visitantes conocer de primera mano cómo se realizaba la acuñación de moneda hace más de cinco siglos.


EL ADELANTADO DE SEGOVIA
15 FEBRERO 2007

532 días después...


El progresivo deterioro de la Ceca llegará ahora a su fin./JUAN MARTÍN

La firma del convenio entre el Ministerio, la Junta y el Ayuntamiento se produjo el 5 de septiembre de 2005 • Trujillo anunciaba entonces que las obras comenzarían antes de 2006
M.C.H. - Segovia

Han sido necesarios 532 días. Un año, cinco meses y nueve días después de la firma del convenio que hará realidad la rehabilitación de la Casa de la Moneda, los titulares de las tres partes firmantes del acuerdo —Ministerio de la Vivienda, Consejería de Cultura y Ayuntamiento de Segovia— volvieron a encontrase en la Ceca para protagonizar una ceremonia de carácter simbólico: La colocación de la primera piedra de los trabajos de recuperación.

El retraso es tan indiscutible como sorprendente fue la ausencia de la titular del Ministerio, María Antonia Trujillo. Conforme a sus propias declaraciones, efectuadas el 5 de septiembre de 2005, estos trabajos debieran haber comenzado antes de que el madrileño Reloj de la Puerta del Sol anunciara la llegada de 2006, un año que ha concluido sin novedades y que, tristemente, ha propiciado un mayor deterioro en la Casa de la Moneda, el considerado edificio industrial más antiguo del mundo. Si las previsiones se hubieran cumplido, tal vez hoy, pudiéramos celebrar el ecuador de las labores de rehabilitación del inmueble.

No ha sido así. El largo y complejo proceso administrativo que, supuestamente, ayer concluyó se convirtió en el único protagonista de otro capítulo de la tétrica y desafortunada historia del edificio que fuera Real Ingenio, que aprovechó la fuerza del río Eresma para mover 14 grandes ruedas hidráulicas y que fue construido por Juan de Herrera en 1583-1588, para dedicarlo a la fábrica de moneda particular de Felipe II y de todos los monarcas posteriores hasta su cierre en 1868.

La Ceca cerró un año después de que se acuñara en su interior su última moneda. Después llegaría más de un siglo de olvido, al menos para las autoridades de la época. El edificio se transformó en una fábrica de harinas, entre 1878 y 1968, propiedad de Felipe Aguado.

El primero que reclamó un ‘museo numismático’ en la Ceca fue un ingeniero de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT), Rafael Durán; al que sucedió la iniciativa, en 1974, de Joaquín Pérez Villanueva, que proyecta la compra del edificio por parte de las instituciones para este fin y logra, en 1982, que se incoe el expediente de Monumento Histórico Artístico.

La Casa de la Moneda fue avanzando en su deterioro al mismo tiempo que se sucedían largos y complicados trámites, promesas políticas incumplidas de todos los grupos, y discrepancias entre las instituciones llamadas a aportar los fondos.

Desde la década de los 80 cada alcalde de Segovia ha hecho suyo el proyecto. En 1986, el socialista Miguel Ángel Trapero alcanzó un acuerdo con el propietario para comprar el conjunto, excepto uno de los edificios y el jardín por 402.678,1 euros. El pleno rechazó el acuerdo por la ilegalidad de dividir monumentos en parcelas para su venta. Un año después, en 1987, llega a Segovia para visitar la Ceca el numismático Glenn Murray, que, sorprendido por el estado de abandono del edificio, decide permanecer en la ciudad para apoyar su rehabilitación. Murray, que en 1993 funda la asociación ‘Amigos de la Casa de la Moneda’ se convertiría a la postre en uno de los principales valedores del edificio.

Un pleno, el 31 de marzo de 1989, acuerda la expropiación del monumento y desestima el recurso interpuesto por el propietario que cree ilegal la medida y valora el inmueble en 11.214.885,87 euros, muy superior a la que ofrecían los técnicos municipales.

Finalmente, la firma del convenio, el 5 de septiembre de 2005, precedió a otra llevada a cabo en 1998 y concluyó con un proceso de cerca de treinta años.

En abril de 2006, ocho meses después de suscribir el acuerdo, el Ministerio de la Vivienda anunció que las obras que permitirían la rehabilitación de la Ceca ya habían sido adjudicadas a la empresa CYM Yañez.

La noticia se recibió con optimismo por parte de todas las instituciones. Los segovianos confiaban en que, tras décadas de polémicas, por fin, la Casa de la Moneda abandonaría su estado de ruinas. La ministra de Vivienda, la socialista Maria Antonia Trujillo, anunciaba que las máquinas entrarían “de forma inminente”.

De nuevo pasó el tiempo sin novedades. Durante los siete meses siguientes, y hasta primeros de diciembre, las únicas noticias al respecto quedaban plasmadas en los escritos remitidos a esta Redacción por el Ministerio y la Junta de Castilla y León. En las notas de prensa ambas administraciones vertían críticas. Mientras Trujillo solicitaba la reserva de crédito a la Consejería de Cultura, la segoviana Silvia Clemente aseguraba que la Junta siempre había garantizado el dinero y lamentaba la ineficacia del Gobierno central a la vez que se ofrecía para liderar el proceso.

Diciembre fue el mes de la sorpresa. EL ADELANTADO desvelaba una noticia: Las obras de la Ceca nunca habían estado adjudicadas. El día 1 el Ministerio volvía a anunciar la adjudicación de los trabajos. En esta ocasión la empresa CYM Yañez desaparecía de la actualidad y se informaba de un nuevo cambio, la UTE Volconsa y Velasco acometerá las obras de rehabilitación de la Ceca, obras que, teóricamente, darán inicio hoy.

 


EL NORTE DE CASTILLA
15 FEBRERO 2007
 
El Gobierno fija un plazo de dos años para reconstruir las ruinas de la Casa de la Moneda
El alcalde invita «a los optimistas» a disfrutar del momento en un acto de colocación de la primera piedra al que no asistió la ministra
 
No asistió la ministra Trujillo, pero la primera piedra ya está en su sitio y el pistoletazo de salida de las obras de reconstrucción de la Casa de la Moneda de Segovia es una realidad. El Gobierno, representado ayer por el número dos de Trujillo, el secretario general de Vivienda, Javier Eugenio Ramos Guallart, fijó un plazo de dos años para la conclusión de los trabajos, que culminarán con la recuperación de una de las joyas arquitectónicas del patrimonio industrial europeo, «el cuarto monumento de Segovia» en importancia tras el Acueducto, la Catedral y el Alcázar, en palabras del alcalde, Pedro Arahuetes.

Ramos Guallart intervino muy brevemente para dejar claro el compromiso del Gobierno de España con la rehabilitación de la Casa de la Moneda, edificio cuyo «futuro comienza con este acto». Antes lo habían hecho el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, y la consejera de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, Silvia Clemente, en representación de las otras dos instituciones involucradas en una empresa que la ciudad ansía desde hace años ver satisfecha.

El acto de colocación de la primera piedra también fue breve y estuvo marcado por la emotividad. Bajo una carpa instalada en el patio principal de la vieja fábrica, el alcalde introdujo en una cápsula metálica los periódicos del día, un pergamino conmemorativo con la fecha del 14 de febrero bien visible, varias medallas acuñadas por la Asociación de Amigos de la Casa de la Moneda y tres monedas antiguas que el historiador Glenn Murray entregó en ese momento. Sellada la piedra de granito, dos operarios de Volconsa-Velasco, la unión temporal de empresas que ejecutará los trabajos, manipularon la polea hasta colocarla en su lugar. Las paladas de los representantes políticos enterraron la urna entre los aplausos de los presentes, que eran muchos.

Día de gozo

Arahuetes estaba feliz, aunque quizá no tanto como aquel 5 de septiembre del 2005 en que las administraciones suscribieron el convenio que fijaba la financiación de las obras. El alcalde afirmó que el día era de «gozo» y no de «reproches». Después recordó que esta primera piedra «es un hecho político y económico de especial relevancia para la sociedad segoviana», clave para que la ciudad opte con garantías a ser Capital Europea de la Cultura en el 2016, e invitó «a los optimistas a que disfruten del momento», porque «hoy comenzamos la reconstrucción estructural del espléndido conjunto que supone el Real Ingenio de la Moneda»; aunque, emulando el anuncio de la Coca-Cola, el alcalde especificó que el momento de felicidad también atañe a los pesimistas, a los comprometidos, a los responsables de ponerlo en marcha, a los que vinieron de América, a los que expropiaron, a los precavidos, a los agoreros, a los que insultaron, a los amigos de la Ceca y a los periodistas, «que hoy por fin podrán firmar una crónica informando sobre el inicio real de su rehabilitación». Y tiró con bala: «Y también para aquellos que creen que sin su presencia se para el mundo. Y les puedo asegurar que el mundo sigue sin ellos».

No era día de reproches, pero la lucha política flotaba en el ambiente, máxime cuando quedan apenas cuatro meses para las elecciones municipales y autonómicas. La consejera de Cultura y Turismo, Silvia Clemente, estuvo moderada en su intervención institucional, aunque remarcó lo «largos» que se le han hecho los últimos diecisiete meses.

Yo tenía razón

Clemente sí se despachó a gusto con los periodistas, a los que anunció la apertura en Segovia de un museo de la fotografía pionero en España para la próxima legislatura. La consejera lamentó la ausencia de la ministra de Vivienda, María Antonia Trujillo, circunstancia que, según subrayó, ha venido a darle la razón al haber dudado del acto de ayer: «Siento mucho haber acertado con mi previsión. Dudaba de su presencia porque hizo lo mismo el día que inauguramos las obras del Santuario de la Peregrina en León. Y también lamento que durante todo este tiempo se haya atribuido a la Junta de Castilla y León la tardanza en este inicio cuando hoy ha quedado bien claro quién podía decidir cuándo se colocaba la primera piedra. En la Peregrina se puso la primera piedra hace dos meses y las obras no han comenzado. Espero que aquí no suceda la mismo. Deseo que esta primera piedra sea la anterior a la que se coloque mañana», manifestó la consejera.
 
...............................................................................................................................................................................
SEGOVIA
«Ahora empieza el gran reto, lo más difícil»
 
Glenn Murray fue ayer uno de los hombres más buscados por los periodistas. Su nombre ya está ligado para siempre al de la Casa de la Moneda.

-Es el punto culminante.

-Es el punto de partida. Hoy estamos empezando de verdad. Lo que hemos hecho hasta ahora ha sido abrir el camino. Hoy es un gran día, pero lo difícil del proyecto no es recuperar el edificio, un humilde edificio industrial. Lo verdaderamente difícil es lo que viene después. Dicen que tenemos dos años para crear el museo y tenerlo preparado, así que queda mucho trabajo. La parte cultural es lo que le va a devolver al edificio su historia, porque, una vez rehabilitado, igual puede contener un museo que un centro comercial, pero no se trata de eso, claro.

-¿Recuerda cuándo entró por primera vez aquí?

-Sí; era un día de lluvia de 1987.

-¿Se ha deteriorado mucho la Ceca desde entonces?

-Sí, bastante, pero no más de lo que podemos reconstruir. Reconstruirlo no será difícil; lo complicado es crear las diez ruedas hidráulicas del museo. Es un reto.

-¿Qué ha sentido?

-Soy historiador, y cuando he visto llenar la cápsula he pensado en las personas del futuro que puedan abrirla. Me he emocionado.
 
...............................................................................................................................................................................
SEGOVIA
Cava, rosas y monedas
Políticos y representantes de la sociedad segoviana asisten a un acto que nadie ha dudado calificar de 'histórico'
 
La luz dorada del atardecer suele aportar todavía más misterio y encanto a un lugar único. El sol de la caída de la tarde abrazó ayer las ruinas de la Casa de la Moneda, escenario de un acto social que convocó a representantes políticos y sociales de relevancia, aunque faltara la ministra María Antonia Trujillo, que no pudo acabar a tiempo una reunión con los consejeros de Fomento de las autonomías. Faltó Trujillo, pero sí estuvo su segundo, Javier Eugenio Ramos, un hombre alto y de pocas palabras que habló lo imprescindible. Dicen que en el PP se frotaron las manos cuando se enteraron de la ausencia de la ministra, y Silvia Clemente emergió entonces como la musa de una ceremonia laica en un santuario con historia. A la puerta, Pedro Arahuetes hacía de anfitrión, y el Ayuntamiento regalaba una rosa al público femenino, también muy numeroso. El delegado del Gobierno, Miguel Alejo; el presidente de la Diputación Provincial, Javier Santamaría; los parlamentarios Óscar López, Javier Gómez Darmendrail, Jesús Merino y Clemente Sanz; el director general de Patrimonio de la Junta, Enrique Sáiz; el secretario regional del PSOE, Ángel Villalba, o el coordinador regional de IU, José María González, no faltaron a la cita. Tampoco el presidente de la Cámara, Jesús Postigo, y el de Caja Segovia, Atilano Soto, que llegaron juntos y con unos minutos de retraso. Glenn Murray era agasajado por todos, incluso por los políticos, y los Amigos de la Casa de la Moneda acuñaban medallas conmemorativas a diestro y siniestro. Mientras, bajo la carpa, se brindaba con cava.
 
......................................................................................................................................................................................
El futuro que aguarda
 
El 14 de febrero del 2007 pretende ser el punto de partida en una nueva etapa de la Ceca, la misma que pretende hacernos olvidar los últimos 138 años y devolvernos a los siglos de esplendor del Real Ingenio, cuando Segovia era poderosa y reconocida por la industria del paño y la acuñación de las mejores monedas del mundo.

El proyecto para el nuevo edificio está esbozado, pero hay que darlo forma y llevarlo a la práctica. Gran parte de su autoría ha salido de la cabeza de Glenn Murray, quien ahora está a la espera de que la Fundación Real Ingenio resuelva el concurso para cubrir la plaza de director técnico de este organismo que ha asumir la responsabilidad de dotar de contenido y vida al edificio. En líneas generales, la futura Casa de la Moneda tendrá tres ejes o espacios delimitados: el museo numismático y los talleres, la zona destinada a la investigación y el área reservada al ocio.

El montaje del museo es, a priori, lo más complicado. Lo más seguro es que recoja la historia de la moneda en Segovia, que es larga y rica. Los talleres reproducirán los antiguos y estarán equipados con una maquinaria idéntica a la que aquellos tenían, que será construida en Hall (Austria). La recuperación de la actividad hidráulica y los canales de circulación del agua será fundamental para poder volver a poner en marcha el Real Ingenio que un día soñó Felipe II.
.......................................................................................................................................................................................
 
Lo que Felipe II no llegó a ver
La Casa de la Moneda dejó de funcionar como tal en febrero de 1869, pero en los últimos veinte años ha generado regueros de tinta en periódicos y publicaciones
DE 1871 Aspecto que la Ceca tenía cuando acabó la acuñación de moneda. / LAURENT
 
Dicen que por las noches el fantasma de Felipe II deambula todavía por las estancias de El Escorial. Quizá ayer se decidiera a abandonar el monasterio para acercarse a Segovia, a su Segovia, y asistir a la colocación de la primera piedra de la nueva Casa de la Moneda. Quizá el monarca estuvo viendo el acto parapetado en una de las ventanas, quizá. El caso es que Felipe II, un simple mortal al fin y al cabo, no ha vivido para asistir a los avatares que el Real Ingenio que ordenara construir en 1583 ha sufrido a lo largo de los siglos. Se perdió el rey el esplendor de la acuñación de moneda de los siglos XVII y XVIII, pero también el ocaso, el cierre de la fábrica, su conversión en molino harinero y, por supuesto, las polémicas que la rehabilitación del edificio ha suscitado en los últimos veinte años. Felipe II tampoco pudo tener el gustazo de conocer a Glenn Murray.

La jornada de ayer da carpetazo a una etapa zozobrante que arranca en febrero de 1869, con un decreto de clausura dictado por el Gobierno liberal nacido de la 'Gloriosa' en septiembre del año anterior. Aquella decisión provocó un cataclismo en una Segovia alicaída, triste y decadente. El Ministerio de Hacienda justificó el cierre en la centralización de la acuñación de moneda en la nueva fábrica de Madrid, pero los segovianos de la época lucharon lo indecible para evitar una medida que acabó con una de las industrias más prósperas que ha conocido la ciudad en toda su historia.

LAS SUBASTAS

Reubicados los operarios -algunos, no todos, fueron trasladados a Madrid-, liquidadas las máquinas y enseres -cuños, troqueles, virolas, calderas y cilindros fueron vendidos como chatarra-, el Estado procedió a enajenar el viejo sueño de Felipe II que materializara Juan de Herrera, operación que también llevó a cabo con las cecas de Sevilla y Jubia. Pero el proceso de subasta y adjudicación de la propiedad naufragó por falta de postores. Desvela Glenn Murray que tuvieron que pasar seis años de olvido hasta la celebración de una sexta subasta que acabó adjudicando la finca el 15 de enero de 1878, ya bajo el reinado de Alfonso XII. El tipo se fijó en 112.457 pesetas, y la casa resultó adjudicada en 191.000. El mejor postor fue Juan Bautista Dodare, pero fue Fernando Nieto y Bautista quien quedó como único propietario.

LA FÁBRICA DE HARINA

Las edificaciones, a pesar de tener a sus espaldas tres siglos de vida, presentaban un aspecto estupendo, entre otras cosas porque la construcción tenía la solera que solo un maestro como Herrera podía darle. Nieto y Bautista decidió utilizar el inmueble del ex Real Ingenio como fábrica de harina, aprovechando el salto de agua del Eresma, y el día 16 de julio de 1879 inauguró la nueva función. La fábrica de harina La Moneda -así se llamó durante muchos años- permaneció en activo casi un siglo, en manos de sucesivos dueños, claro, y con sucesivos avatares, incidencias y modificaciones, pues, en 1951, sin ir más lejos, el inmueble sufrió un incendio que a punto estuvo de arruinarlo para siempre.

La fabricación de harina nada tiene que ver con la acuñación de monedas, pero el hecho de que la actividad continuase en el interior del inmueble ha sido clave para que, aunque muy deteriorado, haya llegado a nuestros días con una traza muy parecida a la que tuvo, de tal manera que los arquitectos no han tenido que incluir demasiadas modificaciones en el proyecto de restauración.

EL CAMINO DE ESPINAS

Abandonada a su suerte y expuesta a las inclemencias de la lluvia, la nieve y el sol desde 1974, la Casa de la Moneda logró alcanzar los últimos años del siglo XX, momento en que comienza a hacerse hincapié en la necesidad de restaurarla como ejemplo único de patrimonio histórico industrial. La sensibilidad cambia, y la casa de Segovia suscita un rosario de simpatías que aglutinan las ansias que muchos tienen depositadas en su reconstrucción.

Ya en 1985 se informa en la prensa local del interés que la Junta de Castilla y León tiene en la rehabilitación de la Ceca. Así se lo comunica el Gobierno regional al entonces alcalde, el socialista Miguel Ángel Trapero, aunque le deja claro que el Ayuntamiento debe hacer frente a la expropiación. Este es el debate que a partir de este momento hila el camino de espinas que siguió en los años posteriores, aunque la realidad tiene múltiples aristas y verdades inconfesables. El propietario, Leopoldo Moreno, llegó a ofrecer el edificio a Trapero por 67 millones de pesetas. La inestabilidad política en el municipio a mediados de los ochenta terminó por aparcar el proyecto.

Es bajo el Gobierno del centrista Juan Antonio Perteguer (1988-1991) cuando se aprueba la expropiación de los edificios y de los terrenos, e incluso se habla de un convenio entre el Gobierno socialista y la Junta de Castilla y León, ya en manos del PP, que no llega a firmarse.

El tiempo pasa y la rehabilitación no llega. Tampoco la expropiación. En diciembre de 1989 Gobierno y Junta delimitan sus competencias, pero no hay acuerdo. Ramón Escobar, el nuevo alcalde del PP, lo denuncia en febrero de 1993: «El uno se echa la pelota al otro».

El proyecto encalla en este punto. La expropiación iniciada en 1989 sigue sin resolverse porque el propietario la ha recurrido en los tribunales. En 1995, el Supremo falla a favor del Consistorio, pero la solución no asoma.

RECTA FINAL DE NUEVE AÑOS

En 1998, el PP gobierna las tres administraciones en liza y el acuerdo para la rehabilitación parece más fácil. El 16 de abril, Ayuntamiento, Fomento y Junta firman un protocolo para la restauración de la Ceca. El municipio solo adquiere el compromiso de pagar la expropiación. El coste de la obra se cifra en 800 millones de las antiguas pesetas. El PP anuncia que la restauración estará acabada en el 2002 porque se quiere que el primer euro español salga de la Ceca de Segovia, pero el 2002 no trajo novedad alguna.

El primer avance objetivo se lo apunta el centrista José Antonio López Arranz, alcalde entre 1999 y 2003. El Jurado de Expropiación retoma el expediente y lo resuelve en agosto del 2001. El municipio paga casi 700 millones de pesetas, incluidos los intereses de demora. Sin embargo, pasan otros cuatro años hasta que las administraciones vuelven a ponerse de acuerdo para financiar la restauración. En septiembre del año 2005, con Arahuetes en la Alcaldía, se firma el convenio, y en febrero del 2007 se coloca la primera piedra. Mientras, el deterioro del edificio es evidente.
 
........................................................................................................................................................................................
CRONOLOGÍA
Los últimos 138 años de la Ceca
 
A 2007. Así ha llegado el conjunto de edificaciones de la Casa de la Moneda a nuestros días. / FOTO CEDIDA POR GLENN MURRAY

869 El Gobierno provisional nacido de la 'Gloriosa' decreta el cierre de la Casa de la Moneda de Segovia. La centralización de la acuñación en Madrid acaba con tres siglos de producción ininterrumpida.

1870-71 El Estado saca a subasta el edificio. Hasta cinco remates tuvieron que celebrarse por falta de interesados en la compra del complejo.

1878 En una sexta subasta celebrada este año se adjudica por 191.000 pesetas a Juan Bautista Dodare, aunque luego cedió el lote a otros accionistas. Finalmente, uno de ellos, Fernando Nieto, queda como único propietario.

1879 Nieto instala en el Real Ingenio una fábrica de harinas que inauguró el 16 de julio de aquel año. Con sucesivos dueños, la factoría sobrevivió hasta 1967.

1951 Un incendio está a punto de acabar con las edificaciones del conjunto, pero se logra controlar a tiempo. Las pérdidas ascendieron a 3 millones de pesetas.

1955 La idea de recuperar la Ceca parte de este año, cuando Rafael Durán, ingeniero técnico de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, propone la creación de un museo numismático en Segovia.

1974 El Ayuntamiento, Bellas Artes y el Banco de España inician negociaciones para comprar el inmueble, abandonado definitivamente ese mismo año. Finalmente, lo compra Leopoldo Moreno.

1982 Bellas Artes incoa expediente de declaración de monumento histórico-artístico, un proceso que no finalizó hasta el año 2000.

1986 El propietario ofrece el complejo por 67 millones de pesetas. El Ayuntamiento, gobernado por el PSOE, lo estudia, pero la compra queda aparcada.

1987 El historiador Glenn Murray llega a la ciudad. El deterioro del edificio es cada vez más evidente después de trece años sin uso.

1989 El 31 de marzo el Ayuntamiento, regido por el CDS, acuerda la expropiación forzosa.

1989 En octubre del mismo año se aprueba la ocupación urgente de los terrenos.

1990 Los técnicos elaboran una primera hoja de aprecio por valor de 139 millones de pesetas que el Ayuntamiento no aprueba.

1990 En abril, el expropiado presenta una nueva hoja de aprecio que el Ayuntamiento vuelve a rechazar.

1996 Izquierda Unida pide entregar la hoja de aprecio, retomar las ayudas ofrecidas y presupuestar la adquisición y la recuperación del inmueble. El concejal del PP José Ignacio García responde que no se puede destinar el dinero porque «el Ayuntamiento no tiene capacidad económica». El PP gobierna el Ayuntamiento con mayoría absoluta.

1997 Mientras se demora la expropiación, el Ministerio de Fomento anuncia que subvencionará el 50% de la rehabilitación, cifrada en 800 millones de pesetas. Un mes después, la Junta de Castilla y León confirma al alcalde que aportará el otro 50%.

1998 Ministerio de Fomento, Junta de Castilla y León y Ayuntamiento firman en Segovia un protocolo por el que los dos primeros se comprometen a financiar al 50% la rehabilitación de la Ceca. Se especifica que el municipio solo deberá hacer frente a los costes de la expropiación y que la rehabilitación comenzará en noviembre.

2000 El jurado de expropiación retoma el expediente.

2001 El jurado fija en 372,7 millones de pesetas el precio de la Casa de la Moneda. Además, el Ayuntamiento deberá abonar al propietario 300 millones más por intereses de demora. En total, casi 700 millones. Según el protocolo de 1998, el municipio ya ha cumplido. El alcalde es José Antonio López Arranz.

2004 El Ayuntamiento, otra vez en manos del PSOE, recibe una propuesta de convenio para rehabilitar la Ceca en la que Gobierno y Junta le piden que aporte el 20%. La crisis vuelve a desatarse.

2004 Nueve meses después, Ayuntamiento, Junta y Ministerio de Vivienda acuerdan aportar 7,2 millones de euros para la reconstrucción. En una reunión auspiciada por el alcalde, Pedro Arahuetes, las administraciones pactan en Segovia las cantidades y los plazos de ejecución. Se anuncia la firma del convenio para el mes siguiente, pero vuelven los retrasos. En octubre del 2004, los arquitectos presentan en La Alhóndiga la maqueta y el proyecto de restauración.

2005 El 5 de septiembre, las administraciones sellan en la Ceca su compromiso de financiar las obras, que se anuncian para finales de este mismo año.

2006 Problemas con la adjudicación de las obras y de índole burocrática motivan sucesivos retrasos, de manera que no es hasta el 23 de diciembre cuando Vivienda puede adjudicar las obras de manera definitiva. Lo hace a la unión temporal de empresas (UTE) formada por las constructoras Volconsa y Velasco, que dispondrá de un presupuesto de 6.098.869 euros para ejecutar los trabajos.

2007 Comienza el vallado del recinto y el día 14 de febrero se coloca la primera piedra que da lugar al inicio de las obras.


ABC.ES
15 febrero 2007

PORTADA

Castilla y León
 
  • Comienzan las obras de recuperación de la Casa de la Moneda de Segovia

    La rehabilitación de la Casa de la Moneda de Segovia, el edificio industrial más antiguo que se conserva en el mundo, dio ayer un paso muy importante con la puesta de la primera piedra para el comienzo de las obras para recuperar el ingenio que Felipe II convirtió en su casa de la moneda particular en 1583, como un museo taller dedicado a recrear los oficios por los que Segovia fue famosa en el pasado y que podrá incluir hasta diez grandes ruedas hidráulicas que girarán, como hace más de quinientos años, con la fuerza del río Eresma, que volverá a mover una reproducción del ingenio traído desde Austria.
    La rehabilitación de la ceca, con un presupuesto que asciende a 6.089.868 euros, está sufragada en un 59% por el Ministerio de la Vivienda, un 33% por la Junta de Castilla y León y el 8% por el Ayuntamiento, que ya pagó cuatro millones de euros por la expropiación del inmueble.
    Ausencia de la ministra
    Este fue ayer el escenario en el que ayer se colocó la primera piedra de la rehabilitación, con la ausencia de la anunciada presencia de la ministra de la Vivienda, María Antonia Trujillo. Una ausencia que fue criticada por la consejera de Cultura, Silvia Clemente, quien dijo que así quedaba «bien claro quien decidía cuando se colocaba la primera piedra», en alusión al Ministerio, y lamentó que durante los 17 meses transcurridos desde la firma del convenio se culpase a la Junta de los retrasos en el inicio de las obras.
    El primer paso en este sentido se dio el 16 de abril de 1998 con la firma del protocolo de colaboración entre las administraciones central, regional y local para la rehabilitación, cuyos trabajos se preveían entonces inminentes. Sin embargo han pasado casi diez años, reproches y numerosos compromisos frustrados, pese al acuerdo definitivo rubricado en septiembre de 2004 y el convenio suscrito en la misma Casa de la Moneda un año después.
    Aunque el alcalde de la ciudad, Pedro Arahuetes, abogó en su intervención por «un día de gozo y no de reproches», lo cierto es que Silvia Clemente insistió en que desde la Junta se han sentido durante este tiempo «agraviados permanentemente, pese a la disposición» y «voluntad» para comenzar.
    Las obras «estarán finalizadas en dos años, el plazo es de 25 meses», subrayó el secretario de Estado de Vivienda, Javier Ramos, quien también insistió en que con la recuperación de la Casa de la Moneda «se reforzarán los equipamientos, la memoria histórica y el patrimonio cultural y común de todos los españoles».
     
  •