EL ADELANTADO DE SEGOVIA
04 febrero 2007
 
NUESTRA OPINIÓN

Se nos ha ido el primer mes del año 2007 y lamentablemente lo ha hecho sin que las máquinas hayan aparecido por la Casa de la Moneda, el edificio de ingeniería industrial más antiguo de cuantos se conservan en el planeta. El pasado diciembre las obras se adjudicaron a la UTE formada por Volconsa y Velasco, y entonces el alcalde, Pedro Arahuetes, tras reunirse con la ministra de Vivienda, María Antonia Trujillo, mostraba su confianza, aunque con cautelas, en que los trabajos pudieran iniciarse en enero. Todo ello tras un intenso culebrón que se prolonga desde la firma en septiembre de 2005 del convenio para rehabilitar el inmueble construido por Juan Herrera que suscribieron Ministerio, Junta y Ayuntamiento. Desde entonces estamos esperando a que las obras, que son responsabilidad del Estado, comiencen, y después de creer durante muchos meses que los trabajos estaban ya adjudicados cuando realmente no lo estuvieron hasta hace dos meses. Las cosas en la Administración van despacio, más aún cuando se trata de este Ministerio de la Vivienda, por lo que la adjudicataria está esperando a los últimos trámites administrativos para poder iniciar los trabajos. Confiemos en que empiecen cuando antes; al menos nos queda la tranquilidad de que las labores serán responsabilidad, junto a Velasco, de una empresa como Volconsa que ha dejado constancia de su buen hacer en esta provincia.

 


EL NORTE DE CASTILLA
2 ABRIL 2007
 
SEGOVIA
LA ELIPSE
 
CARLOS ÁLVARO
NO hay época peor que la que antecede a las municipales. Debía de ser al contrario, es decir, un buen momento para la reflexión y la confrontación serena de opiniones en beneficio de las ideas y de las grandes acciones, pero en España preferimos la imagen a las palabras, el mensaje corto y sesgado al razonamiento meditado, el ruido a la conversación ponderada. Los asesores de imagen, jefes de gabinete, hombres de confianza y demás familia han tenido mucha culpa de ello porque han confundido la democracia con unos grandes almacenes. Un político lo que quiere es que le saquen bien en la foto, aunque luego en el texto salga mal parado, porque entiende que son más los electores que ven la imagen que los que pierden el tiempo en leer unas líneas.

Como seguimos en la España de Goya, PSOE y PP andan agrediéndose mutuamente en esta carrera por el voto tan ridícula. La consejera Clemente no sabe cómo hacer para paralizar las obras de la Casa de la Moneda que los socialistas han puesto en marcha. Clemente se ha descolgado diciendo que no son legales después de haberse puesto en la foto de la primera piedra junto al Ayuntamiento y el Gobierno. Tiene narices. Pero en el Ayuntamiento no se quedan cortos. Ahora que se reconoce la buena gestión cultural de los populares en el teatro Juan Bravo, va la concejala Sanjosé y saca la policía a la calle para que cargue contra las pantallas que Rafael Amargo había autorizado a poner en la plaza. Nunca han sido tan escrupulosos los partidos para exigir cumplir la ley, pero yo creo que se trata de arrebatos de intransigencia que el sufrido elector no debiera pasar por alto. Lo dijo Romanones: ¿Joder, qué tropa!