EL ADELANTADO DE SEGOVIA
26 DICIEMBRE 2007
 
PATRIMONIO
La Casa de la Moneda desvela los misterios de su construcción


/GUILLERMO HERRERO

Las excavaciones arqueológicas han permitido descubrir un complejo sistema para evacuar el agua usada por las ruedas así como los apoyos de la maquinaria hidraúlica
Guillermo Herrero - Segovia

Ocho meses de trabajo han permitido a los arqueólogos de la empresa Groma desvelar numerosos secretos que guardaba el Real Ingenio de la Moneda de Segovia, una fábrica que inició su producción regular en 1586 y cerró sus puertas en 1868.

Las huellas de esos tres siglos de historia y las de la posterior fábrica de harinas que funcionó durante cerca de una centuria han quedado plasmadas en el inmueble, y ahora están siendo interpretadas por un equipo de expertos que no deja de sorprenderse cuando descifra alguna de las diferentes soluciones planteadas para intentar resolver uno de los problemas endémicos del edificio, el de la humedad. “Necesitaban la fuerza del agua para mover las ruedas, pero luego se tenían que librar de ella”, señala Amparo Martín antes de pasar a explicar el complejo sistema de alcantarillado descubierto, que evacuaba al río Eresma.

Aunque las excavaciones no han proporcionado una importante colección de monedas (“aparece alguna, no muchas, porque las defectuosas se volvían a fundir”, dice Martín), si que se han hallado los apoyos, tanto en el suelo como en los muros, de la maquinaria que albergó la Casa de la Moneda.

“El trabajo realizado —indica la arqueóloga Sonia Fernández—nos está permiiendo reconstruir la historia del edificio y la evolución que hubo en la fabricación de monedas”. A su juicio, los datos obtenidos permitirán una rehabilitación “bastante fidedigna” de la Casa de la Moneda tal y como fue concebida por el arquitecto Juan de Herrera. Aunque los trabajos arqueológicos suelen corroborar las fuentes escritas, en algunas ocasiones no es así, como ocurre con el plano de Francisco de Verea, de 1861, “que es un proyecto que no se ejecutó en su totalidad”, advierte Martín.

A falta de poco menos de año y medio para la conclusión de las obras, según una estimación de la UTE Volconsa - Velasco, la Casa de la Moneda va variando día a día su fisonomía, como consecuencia de la labor de cerca de treinta operarios que, entre otras intervenciones, han desmontado en su integridad la harinera que existió sobre el llamado “Edificio de Máquinas”, devolviendo a la construcción más emblemática del complejo su aire primigenio, o la restitución, la pasada semana, de la barandilla de piedra que delimitaba el patio bajo del alto.

En cuanto a las excavaciones arqueológicas, Groma se ha centrado hasta la fecha en tres de los principales edificios, los denominados “Ingenio Chico”, “Recocho” y “Edificio de Máquinas”.

Tres siglos acuñando moneda y otra centuria en la que la instalación funcionó como harinera

• Inicio Tras varias opciones para ubicar una Casa de la Moneda (Lisboa, Madrid o Toledo), finalmente se eligió como emplazamiento un molino situado sobre el río Eresma. Una vez realizada la compra del mismo, en septiembre de 1583, el rey Felipe II planificó una visita al lugar para reunirse allí con el prestigioso arquitecto Juan de Herrera. La obra comenzó el 7 de noviembre de ese año. El 1 de junio de 1585 llegó la maquinaria, y en cuatro semanas ya se había acuñado la primera prueba.

• Evolución. El Real Ingenio de Segovia se convirtió en la fábrica de moneda más avanzada de España. En el complejo, cada etapa de la cadena de producción contaba con un espacio definido, dotado de la maquinaria especializada adecuada. Como en las actuales factorías, la Casa de la Moneda producía millones de piezas idénticas. A lo largo de su historia, sufrió dos reconversiones. La primera fue dirigida en 1771 por Francisco Sabatini, y tuvo por objetivo acuñar a volante. La segunda reconversión tecnológica ocurrió en 1866, con el fin de fabricar moneda de bronce.

• Final. En 1868, la Casa de la Moneda de Segovia fue cerrada, al igual que la de Sevilla. Ambas estaban ya sentenciadas desde que en 1861 se inaugurara en Madrid otra Casa de la Moneda, con maquinaria movida por vapor. En 1869 se desmontó toda la maquinaria de la ceca de Segovia, llevando lo útil a la nueva fábrica de Madrid y vendiendo lo restante como chatarra. Luego, el inmueble se subastó, pasando a convertirse a fábrica de harinas.

Opinar      Ver Opiniones   (0 opiniones)
http://www.eladelantado.com/OpinionesForm.asp?idNoticia=61986&sec=1

......................................................................................................................................................................

 
PATRIMONIO
Seguimiento exhaustivo


Vista aérea en la que se aprecian los apoyos de la maquinaria descubiertos por los arqueólogos./ EL ADELANTADO

Los arqueólogos controlan cualquier remoción de tierra en la ceca
G.Herrero - Segovia

El “Ingenio Chico”, situado junto al puente que cruza el Eresma, fue construido en 1592 para labrar monedas de plata y oro, y contaba con al menos cuatro ruedas hidráulicas. La intervención allí realizada recuperó un pavimento de granito datado a finales del siglo XVIII, cuando Francisco Sabatini hizo una reconversión de la fábrica para que pudiera acuñar a volante. Además, esta actuación documentó “profundas alteraciones” del interior del edificio a partir del cierre de la ceca. Por el contrario, los arqueólogos no han descubierto en esta zona restos del edificio que existía antes de la Casa de la Moneda, un molino de harinas que Felipe II mandó comprar para instalar allí la ceca.

Por lo que respecta al edificio “Recocho”, contiguo a “Ingenio Chico”, los arqueólogos han encontrado vestigios que evidencian sus sucesivas modificaciones, especialmente cambios en las alineaciones de las fachadas y superposición de pavimentos.

Además, en el “Edificio de Máquinas”, en el que se sitúan los elementos más antiguos del Real Ingenio de la Moneda, los resultados más notables se han alcanzado en la nave oriental, la primera construida —según diseño de Juan de Herrera—, en la que se han hallado varios pavimentos de los siglos XVI, XVIII y XIX, una escalera y testimonios de diferentes sistemas de acuñación, entre los que habría que citar los apoyos de las prensas automáticas instaladas en la ceca en 1868.

En la actualidad, los arqueólogos están trabajando en el edificio de Caballerizas, donde han localizado restos de la casa de la cofradía de la iglesia de Santiago, situada en las inmediaciones de la ceca. Precisamente en el solar que ocupó ese templo se pretende intervenir en las próximas semanas, al igual que en el jardín romántico de la ceca, donde se llevará a cabo un estudio multidisciplinar (arqueológico y paleobotánico) para conocer las diferentes especies que poblaron ese espacio. Además, Groma continuará realizando un seguimiento exhaustivo de todas las remociones de tierra.

........................................................................................................................................................

 
  CARTA AL DIRECTOR   
 
Otras Cartas >>
Casa de la Moneda
El apartamiento (para mí inexplicable) de Glenn Murray de la Fundación Real Ingenio, así como la información que se ha hecho pública acerca de la última reunión del Patronato de dicha Fundación, han producido una situación (para mí también inexplicable) que me hace muy difícil asimilar la idea de que esté la Asociación de Amigos de la Casa de la Moneda allí sentada como si tal cosa. Y al decir “inexplicable” no estoy pidiendo explicaciones nuevas a nadie, sino sólo diciendo que, en su momento, no se han dado completas ni convincentes.

Que había llegado el momento de que el asunto de la Ceca segoviana pasara ya de su fase romántica de movimiento ciudadano a “corralito institucionalizado segoviano de toda la vida” era evidente; lo que nos ha sorprendido y producido perplejidad a algunos ingenuos ha sido el modo vergonzante de llevarse a cabo tan prodigiosa transmutación. Espero que, cuando se abra el crisol, se recoja, finalmente, oro (aunque sea algo sucio) y no estiércol ni más tiempo perdido.


José Manuel Vallés Garrido (Segovia)