EL NORTE DE CASTILLA
9 octubre 2006

SEGOVIA
LA ELIPSE

CARLOS ÁLVARO

NO Segovia, no moon'. La cita no se la ha inventado Alessandro Sansa, ni nadie de la oficina del 2016. Tampoco es nueva. La cita es de Von Braun, un ingeniero alemán precursor de los cohetes espaciales que la dejó escrita en uno de los libros de honor de Casa Cándido el día que visitó Segovia, años setenta, y allí quedó guardada como oro en paño. El teutón quiso decir que sin Segovia no hubiera existido Isabel la Católica y que sin Isabel la Católica no hubiera podido descubrirse América, lo mismo que sin América no hubiéramos llegado a la luna. De la vaca sale la leche y de la leche sale el queso, o sea. Me hubiera gustado desvelar la sorpresa del absurdo acertijo antes de la cena de gala del viernes, a mala idea, pero no me tocaba escribir hasta hoy, así que lo hago a toro pasado.

Todo esto del 2016 está muy bien, pero a mí me gustaría saber cuánta pasta le va a costar la broma, en caso de no salir elegida, a una ciudad que tiene grandes carencias, porque Segovia, en equipamientos, infraestructuras y movilidad, sigue en el siglo de Isabel. Las lagunas culturales también son grandes, pues el patrimonio no se protege como se debiera y ni siquiera hay un palacio de congresos y exposiciones. Ojalá nos salga todo, digo, pero creo que hemos empezado la casa por el tejado, organizando una cena de gala para los de siempre y rogando al resto de la ciudadanía que se implique en el proyecto.

Por cierto, ¿qué hay de la Casa de la Moneda, cuyas obras iban a comenzar en octubre? ¿Qué hay de lo de Murray? ¿Regresa, o se le da la patada finalmente? Amigo Arahuetes: No Murray, no moneda.