EL ADELANTADO DE SEGOVIA
20 MAYO 2006
 
Historia con mayúsculas


Murray (centro), junto a Gonzalez Tascón (izq) y Soler, ayer en San Quirce/F.P.

La Fundación Juanelo Turriano edita una obra sobre el pasado tecnológico de la acuñación de moneda en Segovia
S.A. - Segovia

“Si una iglesia gótica de tercera fila se derrumba es una tragedia, pero quedan miles de templos mejores, si la Casa de la Moneda de Segovia desaparece, lo hace toda la historia de lo que se llamaba las artes industriosas de la época antigua”. Con este ejemplo, Ignacio González Tascón, director de la Fundación Juanelo Turriano, dedicada a la investigación de la historia de la tecnología, describía la importancia del Real Ingenio de Segovia, construído por Juan de Herrera por encargo de Felipe II, para acuñar, con la más avanzada tecnología de la época, el oro y la plata que llegaba del nuevo continente.

González Tascón acudió ayer a Segovia para presentar el libro “El Real Ingenio de la Moneda de Segovia. Maravilla tecnológica del siglo XVI” del que son autores los miembros del comité científico de la Fundación Real Ingenio de la Moneda Glenn Murray, José María Izaga y Jorge Miguel Soler. La Fundación Juanelo Turriano, cuyo patronato, encabezado por su presidenta, Begoña García-Diego, se reunirá hoy en la sede de la Academia de Historia y Arte de San Quirce, concedió en el año 2004 el Premio Internacional “García-Diego” al trabajo que está en el origen del libro, el segundo título de su colección dedicada a la historia de la tecnología y de la ingeniería.

A lo largo de 375 páginas, y con numerosas ilustraciones, los autores del libro, ya disponible en librerías y del que se han editado 1.000 ejemplares, repasan la historia del edificio como la de los procedimientos empleados para la acuñación de monedas, que son en muchos casos ejemplos singulares de las técnicas industriales más avanzadas de su tiempo.



Rehabilitación

González Tascón aplaudió el próximo inicio de las obras de rehabilitación de la Ceca, un proyecto que “respeta todos los equipamientos y espacios industriales de un edificio que es la única casa de acuñar moneda que se conserva”. A este respecto, el representante de la Fundación lamentó que “mucho patrimonio industrial de distintas épocas haya desaparecido, mientras que otros muchos edificios son transformados perdiendo su aspecto industrial”.

Por su parte, Murray recordó que la obra supone “el fundamento histórico para la rehabilitación del edificio”; la investigación en que se basará el proyecto museográfico que acogerá el inmueble tras su rehabilitación. El patronato de la Fundación Juanelo Turriano, presentará hoy el libro a la una del mediodía en la sede de San Quirce. Desde allí se trasladará al Palacio de la Floresta, donde estará instalada la prensa de acuñar a martillo, donada por Caja Segovia a “Amigos de la Casa de la Moneda”.

.............................................................................................................

 
Homenaje a la Casa de la Moneda de Segovia
TRIBUNA
Mauri Renedo Benito

Qué pesadillas has venido soportando en estas últimas décadas, por la “desidia” de las Ad-

ministraciones que siempre gobernaron esta ciudad de Segovia.

Fuiste un Real Ingenio, envidia de otras ciudades hispanas y Europeas y de muchos gobernantes, desde que Felipe II tuvo a bien edificarte en el 1586. Otras Cecas te envidiaron por el lugar privilegiado en el que te construyeron, a los pies de El Alcázar y frente al Monasterio de El Parral. Tu benefactor, te reservó para fabricar en tu Ingenio los “Gigantes Cincuentines y Centenes”, los más grandes del mundo, pero luego te fueron abandonando tras 282 largos años de trabajo.

Tu porte elegante y regio te hacía invencible. Eras un Juan Herrera y no ibas a morir como los gobernantes pretendían. Mientras, tu reuma iba siendo más acuciante cada año y tu abandono casi total. Mirabas de reojo a tu hermano “El Escorial” y no entendías por qué el otro Juan Herrera era mimado, visitadísimo y ensalzado por todos.

En 1878 caíste en manos de un fabricante de harinas, que arrebatándote parte de la hermosura y elegancia con la que fuiste creada, te elevó unos metros, sin ningún estilo, deteriorando las paredes de tu esqueleto y haciendo desaparecer tus ruedas hidráulicas para al final, abandonarte de nuevo.

Un nuevo propietario te compró en 1976 pero no te cuidó, ni te quiso, sólo le movió la especulación, eso sí, te valoró 1.000 veces más de lo que pagó por ti, pero los peritos no le creyeron y al final te abandonó sin escrúpulos, llegándote la expropiación en 1989.

Resististe a los crudos inviernos segovianos, las humedades del Eresma que siempre corrió a tu lado, te iba produciendo un reuma irreversible. Ningún médico, ingeniero, te sacaba de esa enfermedad, hasta que en 1993, llegaron esos “Amigos de la Casa de la Moneda”, gente anónima, luchadora, desinteresada, que apostaron por ti. Fueron creciendo y creciendo, hasta llegar a los casi 300 actuales. También por aquel entonces, llegó un loco californiano, Glenn, que se enamoró de ti, te examinó, te mimó y te inyectó esa fuerza, para que siguieras resistiendo. No paró de exigir y explicar, lo que fuiste y lo que podías llegar a ser, trayéndose de Tarrasa el reconocimiento de TICCIH España de “ser el elemento de arquitectura industrial más antiguo de España y seguramente del mundo”.

Y eso que en 1985 la UNESCO te visitó, se enamoró de ti y junto a otros monumentos, declaró a Segovia, Ciudad Patrimonio de la Humanidad. Creíste ese galardón te salvaría del abandono, pero en esta ocasión tampoco ocurrió.

Al final, las tres Administraciones se han puesto de acuerdo y han estampado sus firmas y, por fin, han licitado las obras para tu reconstrucción. Sólo queda que arreglen el tan demandado colector, pero que no se duerma el ayuntamiento.

Te pido que resistas un invierno más, somos muchos los que te queremos, algunos desde muy lejos velan por ti, y ahora sí, vamos a curarte todos los desperfectos. Tus amigos de la Asociación, seguirán a tu lado, mimándote y dándote fuerza hasta que vuelvas a lucir tu magnífica estructura y esplendor, vuelvas a ser admirada y visitada por todo el mundo, durante muchos más siglos. Segovia por fin ha ganado su cuarto monumento y el orgullo de una lucha larga, pero fructífera.

¡¡Felicidades, lo has conseguido!!


EL NORTE DE CASTILLA
20 MAYO 2006
 
SEGOVIA
Los cimientos de la 'nueva' Ceca
Un libro ahonda y recoge la base histórica sobre la que se fundamenta la recuperación de la Casa de la Moneda
 
 
Glenn Murray y Jorge Soler, ayer, en la presentación. / R. BLANCO
 
Pocas semanas después de conocer la buena nueva de la adjudicación de las obras de rehabilitación de la Casa de la Moneda de Segovia, se presenta oficialmente el libro 'El Real Ingenio de la Moneda de Segovia. Maravilla tecnológica del siglo XVI'. Tras este título se esconde un trabajo de investigación de varios años que se ha intensificado y focalizado durante el último ejercicio.

Sus autores son Glenn Murray, José María Izaga y Jorge Miguel Soler. El primero, director de la Fundación Real Ingenio, explica que esta obra, de 375 páginas, es la base histórica sobre la que se ha cimentado el proyecto de rehabilitación de la Ceca. Y es que la propuesta que se presentó en su día para recuperar el edificio industrial más antiguo que se conserva en España incluye, en su estudio director, las ideas y argumentos que se recogen de una forma más detallada en el libro.

Ilustraciones, cálculos matemáticos, planos, fotografías, bocetos y toda clase de material gráfico apoyan y completan un trabajo de investigación que muestra lo que fue en su origen la Ceca, así como lo que significó en el ámbito industrial y arquitectónico de la época. La obra incluye material inédito.

Sus páginas son un recorrido científico y riguroso por la técnica de la acuñación y, más concretamente, por la empleada en esta industria segoviana, que situó a la Casa de la Moneda en una posición de vanguardia.

Técnica y arquitectura

Soler comenta que el libro aúna los aspectos tecnológicos de la elaboración de monedas, como la maquinaria necesaria para ello, con un completo estudio arquitectónico de la Ceca. Y es que ambas cuestiones se entienden de forma conjunta en la investigación.

El trabajo está publicado por la Fundación Juanelo Turriano, que reconoció este estudio con el premio García Diego, que el más importante de cuantos se conceden en España para la promoción de la historia de la tecnología y que está dotado con 12.000 euros.