EL NORTE DE CASTILLA
24 MARZO 2006
 
La mancha del canal
Patio inundado de la Casa de la Moneda. / ANTONIO TANARRO
 
El colector de aguas de San Marcos, quién se lo iba a decir, es hoy por hoy el mayor enemigo del patrimonio industrial de Segovia. Una y otra vez la Casa de la Moneda, el triste inmueble de futuro indeciso, sufre inundaciones por su causa y la de las lluvias, nieves y deshielos que trae el invierno a estas tierras. Parece que en este asunto se da un paso hacia delante y tres para atrás, y así el camino se hace pesado. Nunca se termina de ver la luz al final del túnel porque siempre hay un obstáculo, casi nunca nuevo sino bien conocido.

Tanto en las conversaciones de cafetería y paseo como en los foros oficiales, como las mesas temáticas en las que se ha organizado el debate del Plan Estratégico, la rehabilitación de la Ceca cuenta con un respaldo unánime, es para todos un tema prioritario, y por eso choca más aún la dejadez con la que se contempla este asunto del colector, por mucho que la Asociación de Amigos de la Casa de la Moneda, cuyo patrón debe ser el santo Job, se desgañite pidiendo clemencia para una estructura cada vez más debilitada.
 
 
 

TERRA.ES
24 marzo 2006

Las lluvias y el deshielo vuelven a producir inundaciones en la Casa de la Moneda


Los problemas vuelven a repetirse. Es un mal crónico y cíclico que sufre la Casa de la Moneda de la capital segoviana. Una vez más, un año más, las lluvias se han unido al deshielo propio de esta época para provocar un nuevo episodio de inundaciones en el declarado oficialmente como el edificio industrial en pie más antiguo de España. En esta ocasión, el agua ha anegado el patio bajo de la Ceca, así como los cimientos de los talleres, claros exponentes herrerianos del inmueble segoviano.


Las peticiones efectuadas por la Asociación Amigos de la Casa de la Moneda para que se ponga una solución a estos sucesos que se repiten de forma periódica parece que todavía no han obtenido una respuesta en forma de actuación eficaz por parte del Ayuntamiento de la ciudad. Al menos así lo explica el presidente, Javier García Herrero, quien señala que si hay un proyecto municipal, la agrupación lo desconoce.

El problema de fondo para que se sigan registrando inundaciones es el mismo de siempre: el colector de aguas de San Marcos. La Asociación Amigos de la Casa de la Moneda han reiterado la necesidad de suprimir esta infraestructura para salvaguardar la conservación y el mantenimiento de la Ceca.

De hecho, consideran que la eliminación de este colector es condición indispensable para la recuperación de la Casa de la Moneda de Segovia, fundada por el rey Felipe II en 1583. El colector de San Marcos hace de dique en el Eresma y eleva de forma artificial el nivel del río entre los meses de octubre y junio.

La asociación defensora de la Ceca apunta que la media de la subida del cauce del Eresma a su paso por esta zona oscila entre los ochenta centímetros y el metro, circunstancia que causa una inundación permanente en el patio bajo de la Casa de la Moneda.

Por otro lado, existe un desagüe histórico que pasa por debajo de los talleres, explica García Herrero. Esta conducción lleva el agua que se acumula en el inmueble y lo encauza al río. Sin embargo, cuando el nivel del Eresma sube, crea el efecto contrario, y el agua que sale de la Ceca se junta con el del cauce y vuelve en mayor cantidad hasta el patio bajo del edificio, causando las correspondientes inundaciones.

Como explica el presidente de Amigos de la Casa de la Moneda, este escenario se repite durante nueves meses al año. Solo cesa, en cierto modo, cuando llega la época estival. Por eso, una de las peticiones que se hacen desde la asociación es que el Ayuntamiento de la capital segoviana acometa las obras necesarias para eliminar el colector de San Marcos o para modificarlo durante los meses de julio y agosto, que es cuando el nivel del Eresma permite la actuación. Pero la falta de actuaciones por parte del Ayuntamiento para atajar el problema le hace temer a la Asociación Amigos de la Casa de la Moneda que se pueda perder otro año más.

Las lluvias y el deshielo vuelven a producir inundaciones en la Casa de la Moneda


Los problemas vuelven a repetirse. Es un mal crónico y cíclico que sufre la Casa de la Moneda de la capital segoviana. Una vez más, un año más, las lluvias se han unido al deshielo propio de esta época para provocar un nuevo episodio de inundaciones en el declarado oficialmente como el edificio industrial en pie más antiguo de España. En esta ocasión, el agua ha anegado el patio bajo de la Ceca, así como los cimientos de los talleres, claros exponentes herrerianos del inmueble segoviano.


Las peticiones efectuadas por la Asociación Amigos de la Casa de la Moneda para que se ponga una solución a estos sucesos que se repiten de forma periódica parece que todavía no han obtenido una respuesta en forma de actuación eficaz por parte del Ayuntamiento de la ciudad. Al menos así lo explica el presidente, Javier García Herrero, quien señala que si hay un proyecto municipal, la agrupación lo desconoce.

El problema de fondo para que se sigan registrando inundaciones es el mismo de siempre: el colector de aguas de San Marcos. La Asociación Amigos de la Casa de la Moneda han reiterado la necesidad de suprimir esta infraestructura para salvaguardar la conservación y el mantenimiento de la Ceca.

De hecho, consideran que la eliminación de este colector es condición indispensable para la recuperación de la Casa de la Moneda de Segovia, fundada por el rey Felipe II en 1583. El colector de San Marcos hace de dique en el Eresma y eleva de forma artificial el nivel del río entre los meses de octubre y junio.

La asociación defensora de la Ceca apunta que la media de la subida del cauce del Eresma a su paso por esta zona oscila entre los ochenta centímetros y el metro, circunstancia que causa una inundación permanente en el patio bajo de la Casa de la Moneda.

Por otro lado, existe un desagüe histórico que pasa por debajo de los talleres, explica García Herrero. Esta conducción lleva el agua que se acumula en el inmueble y lo encauza al río. Sin embargo, cuando el nivel del Eresma sube, crea el efecto contrario, y el agua que sale de la Ceca se junta con el del cauce y vuelve en mayor cantidad hasta el patio bajo del edificio, causando las correspondientes inundaciones.

Como explica el presidente de Amigos de la Casa de la Moneda, este escenario se repite durante nueves meses al año. Solo cesa, en cierto modo, cuando llega la época estival. Por eso, una de las peticiones que se hacen desde la asociación es que el Ayuntamiento de la capital segoviana acometa las obras necesarias para eliminar el colector de San Marcos o para modificarlo durante los meses de julio y agosto, que es cuando el nivel del Eresma permite la actuación. Pero la falta de actuaciones por parte del Ayuntamiento para atajar el problema le hace temer a la Asociación Amigos de la Casa de la Moneda que se pueda perder otro año más.